Catálogo de Obras

¿Quiénes somos?

¿Quiénes somos?

DRAMATURGIAMEXICANA es un colectivo de escritores y escritoras teatrales que busca difundir y posicionar la dramaturgia de México, al ponerla a disposición de quienes se interesan por conocerla, estudiarla, traducirla o llevarla a escena.

La página de dramatrugiamexicana.com es el instrumento de vinculación mediante el cual pueden descargarse obras de las autoras y autores de este colectivo, conocer sus semblanzas y entrar en contacto con ellos.

El sitio es administrado durante un año por un Consejo Editorial rotativo, conformado por tres integrantes del colectivo elegidos por votación de sus pares.

Pueden integrarse al grupo autoras y autores dramáticos radicados en México que cuenten, al menos, con una o dos obras publicadas y una o dos puestas en escena profesionales de sus textos, sumando un mínimo total de tres, en cualquiera de las variantes. 

La dramaturgia en México atraviesa actualmente una etapa prolífica de amplia variedad y gran calidad, cuya producción ha encontrado buen recibimiento en premios, ediciones, foros internacionales, escenarios dentro y fuera del país y, sobre todo, ha establecido un punto de encuentro con un público receptivo a sus propuestas textuales y escénicas. Por ello, consideramos importante darle presencia a las dramaturgas y dramaturgos de México y facilitar el acceso a sus obras, de modo que quien tenga interés pueda hacerse de un texto de manera fácil y rápida.

El contenido de los textos es responsabilidad de cada autor y autora. Dramaturgiamexicana.com sugiere a sus integrantes el registro previo de sus obras ante el INDA o la SOGEM, con la finalidad de preservar los derechos de autor correspondientes. Dramaturgiamexicana.com no se hace responsable de la reproducción, impresión, lectura pública, puesta en escena total o parcial de los textos aquí publicados. El sitio constituye únicamente un medio de divulgación y una fuente proveedora de los materiales para que usuarios y usuarias conozcan los textos y puedan contactar a sus autores y autoras.

 

UN POCO DE HISTORIA

Esta iniciativa nació en 2006, bajo la dirección de  Luis Mario Moncada, entonces Director del Centro Cultural Helénico que, después de la presentación del ciclo Arena México en la Royal Court de Londres, dedicada a la dramaturgia mexicana joven, decidió convocar a los dramaturgos a organizarse y lanzar a la red una página que difundiera  la escritura teatral de México.

En ese momento, DRAMATURGIA MEXICANA conjuntó a los dramaturgos y dramaturgas mexicanos vivos que hubieran estrenado o publicado al menos una obra, o recibido un premio nacional. Cada uno de los convocados envió reseñas de vida, de obras, listas de publicaciones, artículos, ensayos críticas, cartelera teatral e imágenes de sus puestas en escena, ofreciendo de esta manera un panorama general del quehacer escénico nacional generado por dramaturgos mexicanos.

El primer Consejo Editorial (2006) fue integrado por María Morett, Luis Mario Moncada, Edgar Chías y Bárbara Colio, quienes se dieron a la tarea de estructurar las bases de datos, lanzar la convocatoria a los dramaturgos más cercanos para que enviaran sus materiales, e integrar la primera versión de la página. Elizabeth Zárate fue nombrada administradora de la misma y cumplió esa función hasta 2010.

El segundo Consejo Editorial, que trabajó durante el bienio 2007 - 2008 estuvo conformado por Estela Leñero, Daniel Serrano y Mario Cantú, quienes buscaron un nuevo hospedaje para la página que pudiera ser autofinanciable y convocaron a más dramaturgos a integrarse a la página.

En 2009, Carlos Nóhpal, Alberto Castillo y Conchi León lograron la participación de la página en la Feria del Libro Teatral, realizaron un registro masivo de usuarios suscritos, organizaron una mesa sobre los diez dramaturgos más influyentes de México, y  suscribieron un convenio con el Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU) a través de su director Rodolfo Obregón, para publicar también las obras y biografías de los grandes maestros dramaturgos mexicanos que forman parte de nuestra historia en la sección entonces denominada GENEALOGÍAS.

Hugo Abraham Wirth, Iván Olivares y Martín López Brie integraron el Consejo durante 2010, año en el que rediseñaron la página para volverla más accesible a los usuarios y que los dramaturgos pudieran actualizar ellos mismos su información, incrementar el número de escritores inscritos, activar la nueva sección GENEALOGÍAS coordinada por el CITRU  y difundirla en otras páginas internacionales de dramaturgia y teatro como intercambio de menciones en las secciones Links.

El sexto Consejo Editorial (2013) entró en funciones el pasado 5 de febrero, integrado por Humberto Robles, Rafael Martínez e Ilya Cazes. Ha conseguido hacer propio el panel de control de la página, y actualizar los pagos de hospedaje y de dominio para los próximos años. El 2 de junio inauguró la versión renovada del sitio, que busca afianzar la imagen de la página y la identidad del colectivo.

El nuevo sitio brinda a sus usuarios e integrantes más y mejores instrumentos que hacen posible una mayor autonomía tanto en la actualización e intercambio de materiales, como en la comunicación entre autores y lectores. Sigue impulsando asimismo el incremento de autores, autoras y textos en la página, así como la afluencia de usuarios y usuarias. Abre el espectro de enlaces a sitios similares y entidades con potencial interés en la lectura, estudio y puesta en escena de las obras publicadas. Finalmente, ofrece a quien así lo desee la posibilidad de publicar ensayos, estudios y artículos teóricos sobre la dramaturgia y sus autores, a sabiendas de que la reflexión crítica sobre nuestro quehacer es una prioridad escasamente abordada, pero de atención indispensable.

DRAMATURGIA MEXICANA se ha convertido en un punto de referencia para quien, de un modo u otro, y desde cualquier sitio, desea acercarse a la dramaturgia de México. Actualmente integran el sitio más de 100 autores y autoras, con un acervo que supera el medio millar de textos. 

 

Te invitamos a disfrutar de la página y de los servicios que ofrece, así como a contribuir a su difusión.

Ley federal de derechos de autor

LEY FEDERAL DEL DERECHO DE AUTOR

TEXTO VIGENTE

(Ultima reforma aplicada 23/07/2003)

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.

ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEON, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:

Que el Honorable Congreso de la Unión, se ha servido dirigirme el siguiente

DECRETO

"EL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, DECRETA:

LEY FEDERAL DEL DERECHO DE AUTOR

TITULO PRIMERO

Disposiciones Generales

CAPITULO UNICO

Artículo 1

La presente Ley, reglamentaria del artículo 28 constitucional, tiene por objeto la salvaguarda y promoción del acervo

cultural de la Nación; protección de los derechos de los autores, de los artistas intérpretes o ejecutantes, así como de los

editores, de los productores y de los organismos de radiodifusión, en relación con sus obras literarias o artísticas en

todas sus manifestaciones, sus interpretaciones o ejecuciones, sus ediciones, sus fonogramas o videogramas, sus

emisiones, así como de los otros derechos de propiedad intelectual.

Artículo 2

Las disposiciones de esta Ley son de orden público, de interés social y de observancia general en todo el territorio

nacional. Su aplicación administrativa corresponde al Ejecutivo Federal por conducto del Instituto Nacional del Derecho

de Autor y, en los casos previstos por esta Ley, del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Para los efectos de esta Ley se entenderá por Instituto, al Instituto Nacional del Derecho de Autor.

Artículo 3

Las obras protegidas por esta Ley son aquellas de creación original susceptibles de ser divulgadas o reproducidas en

cualquier forma o medio.

Artículo 4

Las obras objeto de protección pueden ser:

A. Según su autor:

I. Conocido: Contienen la mención del nombre, signo o firma con que se identifica a su autor;

II. Anónimas: Sin mención del nombre, signo o firma que identifica al autor, bien por voluntad del mismo, bien por no

ser posible tal identificación, y

III. Seudónimas: Las divulgadas con un nombre, signo o firma que no revele la identidad del autor;

B. Según su comunicación:

I. Divulgadas: Las que han sido hechas del conocimiento público por primera vez en cualquier forma o medio, bien en

su totalidad, bien en parte, bien en lo esencial de su contenido o, incluso, mediante una descripción de la misma;

II. Inéditas: Las no divulgadas, y

III. Publicadas:

a) Las que han sido editadas, cualquiera que sea el modo de reproducción de los ejemplares, siempre que la cantidad de

éstos, puestos a disposición del público, satisfaga razonablemente las necesidades de su explotación, estimadas de

acuerdo con la naturaleza de la obra, y

b) Las que han sido puestas a disposición del público mediante su almacenamiento por medios electrónicos que

permitan al público obtener ejemplares tangibles de la misma, cualquiera que sea la índole de estos ejemplares;

C. Según su origen:

I. Primigenias: Las que han sido creadas de origen sin estar basadas en otra preexistente, o que estando basadas en otra,

sus características permitan afirmar su originalidad, y

II. Derivadas: Aquellas que resulten de la adaptación, traducción u otra transformación de una obra primigenia;

D. Según los creadores que intervienen:

I. Individuales: Las que han sido creadas por una sola persona;

II. De colaboración: Las que han sido creadas por varios autores, y

III. Colectivas: Las creadas por la iniciativa de una persona física o moral que las publica y divulga bajo su dirección y

su nombre y en las cuales la contribución personal de los diversos autores que han participado en su elaboración se

funde en el conjunto con vistas al cual ha sido concebida, sin que sea posible atribuir a cada uno de ellos un derecho

distinto e indiviso sobre el conjunto realizado.

Artículo 5

La protección que otorga esta Ley se concede a las obras desde el momento en que hayan sido fijadas en un soporte

material, independientemente del mérito, destino o modo de expresión.

El reconocimiento de los derechos de autor y de los derechos conexos no requiere registro ni documento de ninguna

especie ni quedará subordinado al cumplimiento de formalidad alguna.

Artículo 6

Fijación es la incorporación de letras, números, signos, sonidos, imágenes y demás elementos en que se haya expresado

la obra, o de las representaciones digitales de aquellos, que en cualquier forma o soporte material, incluyendo los

electrónicos, permita su percepción, reproducción u otra forma de comunicación.

Artículo 7

Los extranjeros autores o titulares de derechos y sus causahabientes gozarán de los mismos derechos que los nacionales,

en los términos de la presente Ley y de los tratados internacionales en materia de derechos de autor y derechos conexos

suscritos y aprobados por México.

Artículo 8

Los artistas intérpretes o ejecutantes, los editores, los productores de fonogramas o videogramas y los organismos de

radiodifusión que hayan realizado fuera del territorio nacional, respectivamente, la primera fijación de sus

interpretaciones o ejecuciones, sus ediciones, la primera fijación de los sonidos de estas ejecuciones o de las imágenes

de sus videogramas o la comunicación de sus emisiones, gozarán de la protección que otorgan la presente Ley y los

tratados internacionales en materia de derechos de autor y derechos conexos suscritos y aprobados por México.

Artículo 9

Todos los plazos establecidos para determinar la protección que otorga la presente Ley se computarán a partir del 1o. de

enero del año siguiente al respectivo en que se hubiera realizado el hecho utilizado para iniciar el cómputo, salvo que

este propio ordenamiento establezca una disposición en contrario.

Artículo 10

En lo no previsto en la presente Ley, se aplicará la legislación mercantil, el Código Civil para el Distrito Federal en

Materia Común y para toda la República en Materia Federal y la Ley Federal del Procedimiento Administrativo.

TITULO SEGUNDO

Del Derecho de Autor

CAPITULO I

Reglas generales

Artículo 11

El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado en favor de todo creador de obras literarias y artísticas

previstas en el artículo 13 de esta Ley, en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y

privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial. Los primeros integran el llamado derecho moral y los

segundos, el patrimonial.

Artículo 12

Autor es la persona física que ha creado una obra literaria y artística.

Artículo 13

Los derechos de autor a que se refiere esta Ley se reconocen respecto de las obras de las siguientes ramas:

I. Literaria;

II. Musical, con o sin letra;

III. Dramática;

IV. Danza;

V. Pictórica o de dibujo;

VI. Escultórica y de carácter plástico;

VII. Caricatura e historieta;

VIII. Arquitectónica;

IX. Cinematográfica y demás obras audiovisuales;

X. Programas de radio y televisión;

XI. Programas de cómputo;

XII. Fotográfica;

XIII. Obras de arte aplicado que incluyen el diseño gráfico o textil, y

XIV. De compilación, integrada por las colecciones de obras, tales como las enciclopedias, las antologías, y de obras u

otros elementos como las bases de datos, siempre que dichas colecciones, por su selección o la disposición de su

contenido o materias, constituyan una creación intelectual.

Las demás obras que por analogía puedan considerarse obras literarias o artísticas se incluirán en la rama que les sea

más afín a su naturaleza.

Artículo 14

No son objeto de la protección como derecho de autor a que se refiere esta Ley:

I. Las ideas en sí mismas, las fórmulas, soluciones, conceptos, métodos, sistemas, principios, descubrimientos, procesos

e invenciones de cualquier tipo;

II. El aprovechamiento industrial o comercial de las ideas contenidas en las obras;

III. Los esquemas, planes o reglas para realizar actos mentales, juegos o negocios;

IV. Las letras, los dígitos o los colores aislados, a menos que su estilización sea tal que las conviertan en dibujos

originales;

V. Los nombres y títulos o frases aislados;

VI. Los simples formatos o formularios en blanco para ser llenados con cualquier tipo de información, así como sus

instructivos;

VII. Las reproducciones o imitaciones, sin autorización, de escudos, banderas o emblemas de cualquier país, estado,

municipio o división política equivalente, ni las denominaciones, siglas, símbolos o emblemas de organizaciones

internacionales gubernamentales, no gubernamentales, o de cualquier otra organización reconocida oficialmente, así

como la designación verbal de los mismos;

VIII. Los textos legislativos, reglamentarios, administrativos o judiciales, así como sus traducciones oficiales. En caso de

ser publicados, deberán apegarse al texto oficial y no conferirán derecho exclusivo de edición;

Sin embargo, serán objeto de protección las concordancias, interpretaciones, estudios comparativos, anotaciones,

comentarios y demás trabajos similares que entrañen, por parte de su autor, la creación de una obra original;

IX. El contenido informativo de las noticias, pero sí su forma de expresión, y

X. La información de uso común tal como los refranes, dichos, leyendas, hechos, calendarios y las escalas métricas.

Artículo 15

Las obras literarias y artísticas publicadas en periódicos o revistas o transmitidas por radio, televisión u otros medios de

difusión no pierden por ese hecho la protección legal.

Artículo 16

La obra podrá hacerse del conocimiento público mediante los actos que se describen a continuación:

I. Divulgación: El acto de hacer accesible una obra literaria y artística por cualquier medio al público, por primera vez,

con lo cual deja de ser inédita;

II. Publicación: La reproducción de la obra en forma tangible y su puesta a disposición del público mediante ejemplares,

o su almacenamiento permanente o provisional por medios electrónicos, que permitan al público leerla o conocerla

visual, táctil o auditivamente;

III. Comunicación pública: Acto mediante el cual la obra se pone al alcance general, por cualquier medio o

procedimiento que la difunda y que no consista en la distribución de ejemplares;

IV. Ejecución o representación pública: Presentación de una obra, por cualquier medio, a oyentes o espectadores sin

restringirla a un grupo privado o círculo familiar. No se considera pública la ejecución o representación que se hace de

la obra dentro del círculo de una escuela o una institución de asistencia pública o privada, siempre y cuando no se

realice con fines de lucro;

V. Distribución al público: Puesta a disposición del público del original o copia de la obra mediante venta,

arrendamiento y, en general, cualquier otra forma, y

VI. Reproducción: La realización de uno o varios ejemplares de una obra, de un fonograma o de un videograma, en

cualquier forma tangible, incluyendo cualquier almacenamiento permanente o temporal por medios electrónicos, aunque

se trate de la realización bidimensional de una obra tridimensional o viceversa.

Artículo 17

Las obras protegidas por esta Ley que se publiquen, deberán ostentar la expresión "Derechos Reservados", o su

abreviatura "D.R.", seguida del símbolo C; el nombre completo y dirección del titular del derecho de autor y el año de la

primera publicación. Estas menciones deberán aparecer en sitio visible. La omisión de estos requisitos no implica la

pérdida de los derechos de autor, pero sujeta al licenciatario o editor responsable a las sanciones establecidas en la ley.

CAPITULO II

De los derechos morales

Artículo 18

El autor es el único, primigenio y perpetuo titular de los derechos morales sobre las obras de su creación.

Artículo 19

El derecho moral se considera unido al autor y es inalienable, imprescriptible, irrenunciable e inembargable.

Artículo 20

Corresponde el ejercicio del derecho moral, al propio creador de la obra y a sus herederos. En ausencia de éstos, o bien

en caso de obras del dominio público, anónimas o de las protegidas por el Título VII de la presente Ley, el Estado los

ejercerá conforme al artículo siguiente, siempre y cuando se trate de obras de interés para el patrimonio cultural

nacional.

Artículo 21

Los titulares de los derechos morales podrán en todo tiempo:

I. Determinar si su obra ha de ser divulgada y en qué forma, o la de mantenerla inédita;

II. Exigir el reconocimiento de su calidad de autor respecto de la obra por él creada y la de disponer que su divulgación

se efectúe como obra anónima o seudónima;

III. Exigir respeto a la obra, oponiéndose a cualquier deformación, mutilación u otra modificación de ella, así como a

toda acción o atentado a la misma que cause demérito de ella o perjuicio a la reputación de su autor;

IV. Modificar su obra;

V. Retirar su obra del comercio, y

VI. Oponerse a que se le atribuya al autor una obra que no es de su creación. Cualquier persona a quien se pretenda

atribuir una obra que no sea de su creación podrá ejercer la facultad a que se refiere esta fracción.

Los herederos sólo podrán ejercer las facultades establecidas en las fracciones I, II, III y VI del presente artículo y el

Estado, en su caso, sólo podrá hacerlo respecto de las establecidas en las fracciones III y VI del presente artículo.

Artículo 22

Salvo pacto en contrario entre los coautores, el director o realizador de la obra, tiene el ejercicio de los derechos morales

sobre la obra audiovisual en su conjunto, sin perjuicio de los que correspondan a los demás coautores en relación con

sus respectivas contribuciones, ni de los que puede ejercer el productor de conformidad con la presente Ley y de lo

establecido por su artículo 99.

Artículo 23

Salvo pacto en contrario, se entiende que los autores que aporten obras para su utilización en anuncios publicitarios o de

propaganda, han autorizado la omisión del crédito autoral durante la utilización o explotación de las mismas, sin que

esto implique renuncia a los derechos morales.

CAPITULO III

De los derechos patrimoniales

Artículo 24

En virtud del derecho patrimonial, corresponde al autor el derecho de explotar de manera exclusiva sus obras, o de

autorizar a otros su explotación, en cualquier forma, dentro de los límites que establece la presente Ley y sin menoscabo

de la titularidad de los derechos morales a que se refiere el artículo 21 de la misma.

Artículo 25

Es titular del derecho patrimonial el autor, heredero o el adquirente por cualquier título.

Artículo 26

El autor es el titular originario del derecho patrimonial y sus herederos o causahabientes por cualquier título serán

considerados titulares derivados.

Artículo 26 bis

El autor y su causahabiente gozarán del derecho a percibir una regalía por la comunicación o transmisión pública de su

obra por cualquier medio. El derecho del autor es irrenunciable. Esta regalía será pagada directamente por quien realice

la comunicación o transmisión pública de las obras directamente al autor, o a la sociedad de gestión colectiva que los

represente, con sujeción a lo previsto por los Artículos 200 y 202 Fracciones V y VI de la Ley.

El importe de las regalías deberá convenirse directamente entre el autor, o en su caso, la Sociedad de Gestión Colectiva

que corresponda y las personas que realicen la comunicación o transmisión pública de las obras en términos del Artículo

27 Fracciones II y III de esta Ley. A falta de convenio el Instituto deberá establecer una tarifa conforme al procedimiento

previsto en el Artículo 212 de esta Ley.

Artículo 27

Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

I. La reproducción, publicación, edición o fijación material de una obra en copias o ejemplares, efectuada por cualquier

medio ya sea impreso, fonográfico, gráfico, plástico, audiovisual, electrónico, fotográfico u otro similar.

II. La comunicación pública de su obra a través de cualquiera de las siguientes maneras:

a) La representación, recitación y ejecución pública en el caso de las obras literarias y artísticas;

b) La exhibición pública por cualquier medio o procedimiento, en el caso de obras literarias y artísticas, y

c) El acceso público por medio de la telecomunicación;

III. La transmisión pública o radiodifusión de sus obras, en cualquier modalidad, incluyendo la transmisión o

retransmisión de las obras por:

a) Cable;

b) Fibra óptica;

c) Microondas;

d) Vía satélite, o

e) Cualquier otro medio conocido o por conocerse.

IV. La distribución de la obra, incluyendo la venta u otras formas de transmisión de la propiedad de los soportes

materiales que la contengan, así como cualquier forma de transmisión de uso o explotación. Cuando la distribución se

lleve a cabo mediante venta, este derecho de oposición se entenderá agotado efectuada la primera venta, salvo en el caso

expresamente contemplado en el artículo 104 de esta Ley;

V. La importación al territorio nacional de copias de la obra hechas sin su autorización;

VI. La divulgación de obras derivadas, en cualquiera de sus modalidades, tales como la traducción, adaptación,

paráfrasis, arreglos y transformaciones, y

VII. Cualquier utilización pública de la obra salvo en los casos expresamente establecidos en esta Ley.

Artículo 28

Las facultades a las que se refiere el artículo anterior, son independientes entre sí y cada una de las modalidades de

explotación también lo son.

Artículo 29

Los derechos patrimoniales estarán vigentes durante:

I. La vida del autor y, a partir de su muerte, cien años más.

Cuando la obra le pertenezca a varios coautores los cien años se contarán a partir de la muerte del último, y

II.- Cien años después de divulgadas.

a) Las obras póstumas, siempre y cuando la divulgación se realice dentro del periodo de protección a que se refiere la

fracción I, y

b) Las obras hechas al servicio oficial de la Federación, las entidades federativas o los municipios.

Si el titular del derecho patrimonial distinto del autor muere sin herederos la facultad de explotar o autorizar la

explotación de la obra corresponderá al autor y, a falta de éste, corresponderá al Estado por conducto del Instituto, quien

respetará los derechos adquiridos por terceros con anterioridad.

Pasados los términos previstos en las fracciones de este artículo, la obra pasará al dominio público.

TITULO TERCERO

De la Transmisión de los Derechos Patrimoniales

CAPITULO I

Disposiciones generales

Artículo 30

El titular de los derechos patrimoniales puede, libremente, conforme a lo establecido por esta Ley, transferir sus

derechos patrimoniales u otorgar licencias de uso exclusivas o no exclusivas.

Toda transmisión de derechos patrimoniales de autor será onerosa y temporal. En ausencia de acuerdo sobre el monto de

la remuneración o del procedimiento para fijarla, así como sobre los términos para su pago, la determinarán los

tribunales competentes.

Los actos, convenios y contratos por los cuales se transmitan derechos patrimoniales y las licencias de uso deberán

celebrarse, invariablemente, por escrito, de lo contrario serán nulos de pleno derecho.

Artículo 31

Toda transmisión de derechos patrimoniales deberá prever en favor del autor o del titular del derecho patrimonial, en su

caso, una participación proporcional en los ingresos de la explotación de que se trate, o una remuneración fija y

determinada. Este derecho es irrenunciable.

Artículo 32

Los actos, convenios y contratos por los cuales se transmitan derechos patrimoniales deberán inscribirse en el Registro

Público del Derecho de Autor para que surtan efectos contra terceros.

Artículo 33

A falta de estipulación expresa, toda transmisión de derechos patrimoniales se considera por el término de 5 años. Soló

podrá pactarse excepcionalmente por más de 15 años cuando la naturaleza de la obra o la magnitud de la inversión

requerida así lo justifique.

Artículo 34

La producción de obra futura sólo podrá ser objeto de contrato cuando se trate de obra determinada cuyas características

deben quedar establecidas en él. Son nulas la transmisión global de obra futura, así como las estipulaciones por las que

el autor se comprometa a no crear obra alguna.

Artículo 35

La licencia en exclusiva deberá otorgarse expresamente con tal carácter y atribuirá al licenciatario, salvo pacto en

contrario, la facultad de explotar la obra con exclusión de cualquier otra persona y la de otorgar autorizaciones no

exclusivas a terceros.

Artículo 36

La licencia en exclusiva obliga al licenciatario a poner todos los medios necesarios para la efectividad de la explotación

concedida, según la naturaleza de la obra y los usos y costumbres en la actividad profesional, industrial o comercial de

que se trate.

Artículo 37

Los actos, convenios y contratos sobre derechos patrimoniales que se formalicen ante notario, corredor público o

cualquier fedatario público y que se encuentren inscritos en el Registro Público del Derecho de Autor, traerán aparejada

ejecución.

Artículo 38

El derecho de autor no está ligado a la propiedad del objeto material en el que la obra esté incorporada. Salvo pacto

expreso en contrario, la enajenación por el autor o su derechohabiente del soporte material que contenga una obra, no

transferirá al adquirente ninguno de los derechos patrimoniales sobre tal obra.

Artículo 39

La autorización para difundir una obra protegida, por radio, televisión o cualquier otro medio semejante, no comprende

la de redifundirla ni explotarla.

Artículo 40

Los titulares de los derechos patrimoniales de autor y de los derechos conexos podrán exigir una remuneración

compensatoria por la realización de cualquier copia o reproducción hecha sin su autorización y sin estar amparada por

alguna de las limitaciones previstas en los artículos 148 y 151 de la presente Ley.

Artículo 41

Los derechos patrimoniales no son embargables ni pignorables aunque pueden ser objeto de embargo o prenda los frutos

y productos que se deriven de su ejercicio.

CAPITULO II

Del contrato de edición de obra literaria

Artículo 42

Hay contrato de edición de obra literaria cuando el autor o el titular de los derechos patrimoniales, en su caso, se obliga

a entregar una obra a un editor y éste, a su vez, se obliga a reproducirla, distribuirla y venderla cubriendo al titular del

derecho patrimonial las prestaciones convenidas.

Las partes podrán pactar que la distribución y venta sean realizadas por terceros, así como convenir sobre el contenido

del contrato de edición, salvo los derechos irrenunciables establecidos por esta Ley.

Artículo 43

Como excepción a lo previsto por el artículo 33 de la presente Ley, el plazo de la cesión de derechos de obra literaria no

estará sujeta a limitación alguna.

Artículo 44

El contrato de edición de una obra no implica la transmisión de los demás derechos patrimoniales del titular de la

misma.

Artículo 45

El editor no podrá publicar la obra con abreviaturas, adiciones, supresiones o cualesquiera otras modificaciones, sin

consentimiento escrito del autor.

Artículo 46

El autor conservará el derecho de hacer a su obra las correcciones, enmiendas, adiciones o mejoras que estime

convenientes antes de que la obra entre en prensa.

Cuando las modificaciones hagan más onerosa la edición, el autor estará obligado a resarcir los gastos que por ese

motivo se originen, salvo pacto en contrario.

Artículo 47

El contrato de edición deberá contener como mínimo los siguientes elementos:

I. El número de ediciones o, en su caso, reimpresiones, que comprende;

II. La cantidad de ejemplares de que conste cada edición;

III. Si la entrega del material es o no en exclusiva, y

IV. La remuneración que deba percibir el autor o el titular de los derechos patrimoniales.

Artículo 48

Salvo pacto en contrario, los gastos de edición, distribución, promoción, publicidad, propaganda o de cualquier otro

concepto, serán por cuenta del editor.

Artículo 49

El editor que hubiere hecho la edición de una obra tendrá el derecho de preferencia en igualdad de condiciones para

realizar la siguiente edición.

Artículo 50

Si no existe convenio respecto al precio que los ejemplares deben tener para su venta, el editor estará facultado para

fijarlo.

Artículo 51

Salvo pacto en contrario, el derecho de editar separadamente una o varias obras del mismo autor no confiere al editor el

derecho para editarlas en conjunto. El derecho de editar en conjunto las obras de un autor no confiere al editor la

facultad de editarlas separadamente.

Artículo 52

Son obligaciones del autor o del titular del derecho patrimonial:

I. Entregar al editor la obra en los términos y condiciones contenidos en el contrato, y

II. Responder ante el editor de la autoría y originalidad de la obra, así como del ejercicio pacífico de los derechos que le

hubiera transmitido.

Artículo 53

Los editores deben hacer constar en forma y lugar visibles de las obras que publiquen, los siguientes datos:

I. Nombre, denominación o razón social y domicilio del editor;

II. Año de la edición o reimpresión;

III. Número ordinal que corresponde a la edición o reimpresión, cuando esto sea posible, y

IV. Número Internacional Normalizado del Libro (ISBN), o el Número Internacional Normalizado para Publicaciones

Periódicas (ISSN), en caso de publicaciones periódicas.

Artículo 54

Los impresores deben hacer constar en forma y lugar visible de las obras que impriman:

I. Su nombre, denominación o razón social;

II. Su domicilio, y

III. La fecha en que se terminó de imprimir.

Artículo 55

Cuando en el contrato de edición no se haya estipulado el término dentro del cual deba quedar concluida la edición y ser

puestos a la venta los ejemplares, se entenderá que este término es de un año contado a partir de la entrega de la obra

lista para su edición. Una vez transcurrido este lapso sin que el editor haya hecho la edición, el titular de los derechos

patrimoniales podrá optar entre exigir el cumplimiento del contrato o darlo por terminado mediante aviso escrito al

editor. En uno y otro casos, el editor resarcirá al titular de los derechos patrimoniales los daños y perjuicios causados.

El término para poner a la venta los ejemplares no podrá exceder de dos años, contado a partir del momento en que se

pone la obra a disposición del editor.

Artículo 56

El contrato de edición terminará, cualquiera que sea el plazo estipulado para su duración, si la edición objeto del mismo

se agotase, sin perjuicio de las acciones derivadas del propio contrato, o si el editor no distribuyese la obra en los

términos pactados. Se entenderá agotada una edición, cuando el editor carezca de los ejemplares de la misma para

atender la demanda del público.

Artículo 57

Toda persona física o moral que publique una obra está obligada a mencionar el nombre del autor o el seudónimo en su

caso. Si la obra fuere anónima se hará constar. Cuando se trate de traducciones, compilaciones, adaptaciones u otras

versiones se hará constar además, el nombre de quien la realiza.

CAPITULO III

Del Contrato de Edición de Obra Musical

Artículo 58

El contrato de edición de obra musical es aquél por el que el autor o el titular del derecho patrimonial, en su caso, cede

al editor el derecho de reproducción y lo faculta para realizar la fijación y reproducción fonomecánica de la obra, su

sincronización audiovisual, comunicación pública, traducción, arreglo o adaptación y cualquier otra forma de

explotación que se encuentre prevista en el contrato; y el editor se obliga por su parte, a divulgar la obra por todos los

medios a su alcance, recibiendo como contraprestación una participación en los beneficios económicos que se obtengan

por la explotación de la obra, según los términos pactados.

Sin embargo, para poder realizar la sincronización audiovisual, la adaptación con fines publicitarios, la traducción,

arreglo o adaptación el editor deberá contar, en cada caso específico, con la autorización expresa del autor o de sus

causahabientes.

Artículo 59

Son causas de rescisión, sin responsabilidad para el autor o el titular del derecho patrimonial:

I. Que el editor no haya iniciado la divulgación de la obra dentro del término señalado en el contrato;

II. Que el editor incumpla su obligación de difundir la obra en cualquier tiempo sin causa justificada, y

III. Que la obra materia del contrato no haya producido beneficios económicos a las partes en el término de tres años,

caso en el que tampoco habrá responsabilidad para el editor.

Artículo 60

Son aplicables al contrato de edición musical las disposiciones del contrato de edición de obra literaria en todo aquello

que no se oponga a lo dispuesto en el presente capítulo.

CAPITULO IV

Del Contrato de Representación Escénica

Artículo 61

Por medio del contrato de representación escénica el autor o el titular del derecho patrimonial, en su caso, concede a una

persona física o moral, llamada empresario, el derecho de representar o ejecutar públicamente una obra literaria,

musical, literario musical, dramática, dramático musical, de danza, pantomímica o coreográfica, por una

contraprestación pecuniaria; y el empresario se obliga a llevar a efecto esa representación en las condiciones convenidas

y con arreglo a lo dispuesto en esta Ley.

El contrato deberá especificar si el derecho se concede en exclusiva o sin ella y, en su caso, las condiciones y

características de las puestas en escena o ejecuciones.

Artículo 62

Si no quedara asentado en el contrato de representación escénica el período durante el cual se representará o ejecutará la

obra al público, se entenderá que es por un año.

Artículo 63

Son obligaciones del empresario:

I. Asegurar la representación o la ejecución pública en las condiciones pactadas;

II. Garantizar al autor, al titular de los derechos patrimoniales o a sus representantes el acceso gratuito a la misma, y

III. Satisfacer al titular de los derechos patrimoniales la remuneración convenida.

Artículo 64

Salvo pacto en contrario, el contrato de representación escénica suscrito entre el autor y el empresario autoriza a éste a

representar la obra en todo el territorio de la República Mexicana.

Artículo 65

Son aplicables al contrato de representación escénica las disposiciones del contrato de edición de obra literaria en todo

aquello que no se oponga a lo dispuesto en el presente capítulo.

CAPITULO V

Del Contrato de Radiodifusión

Artículo 66

Por el contrato de radiodifusión el autor o el titular de los derechos patrimoniales, en su caso, autoriza a un organismo de

radiodifusión a transmitir una obra.

Las disposiciones aplicables a las transmisiones de estos organismos resultarán aplicables, en lo conducente, a las

efectuadas por cable, fibra óptica, ondas radioeléctricas, satélite o cualquier otro medio análogo, que hagan posible la

comunicación remota al público de obras protegidas.

Artículo 67

Son aplicables al contrato de radiodifusión las disposiciones del contrato de edición de obra literaria en todo aquello que

no se oponga a lo dispuesto por el presente capítulo.

CAPITULO VI

Del Contrato de Producción Audiovisual

Artículo 68

Por el contrato de producción audiovisual, los autores o los titulares de los derechos patrimoniales, en su caso, ceden en

exclusiva al productor los derechos patrimoniales de reproducción, distribución, comunicación pública y subtitulado de

la obra audiovisual, salvo pacto en contrario. Se exceptúan de lo anterior las obras musicales.

Artículo 69

Cuando la aportación de un autor no se completase por causa de fuerza mayor, el productor podrá utilizar la parte ya

realizada, respetando los derechos de aquél sobre la misma, incluso el del anonimato, sin perjuicio, de la indemnización

que proceda.

Artículo 70

Caducarán de pleno derecho los efectos del contrato de producción, si la realización de la obra audiovisual no se inicia

en el plazo estipulado por las partes o por fuerza mayor.

Artículo 71

Se considera terminada la obra audiovisual cuando, de acuerdo con lo pactado entre el director realizador por una parte,

y el productor por la otra, se haya llegado a la versión definitiva.

Artículo 72

Son aplicables al contrato de producción audiovisual las disposiciones del contrato de edición de obra literaria en todo

aquello que no se oponga a lo dispuesto en el presente capítulo.

CAPITULO VII

De los Contratos Publicitarios

Artículo 73

Son contratos publicitarios los que tengan por finalidad la explotación de obras literarias o artísticas con fines de

promoción o identificación en anuncios publicitarios o de propaganda a través de cualquier medio de comunicación.

Artículo 74

Los anuncios publicitarios o de propaganda podrán ser difundidos hasta por un período máximo de seis meses a partir de

la primera comunicación. Pasado este término, su comunicación deberá retribuirse, por cada período adicional de seis

meses, aun cuando sólo se efectúe en fracciones de ese período, al menos con una cantidad igual a la contratada

originalmente. Después de transcurridos tres años desde la primera comunicación, su uso requerirá la autorización de

los autores y de los titulares de los derechos conexos de las obras utilizadas.

Artículo 75

En el caso de publicidad en medios impresos, el contrato deberá precisar el soporte o soportes materiales en los que se

reproducirá la obra y, si se trata de folletos o medios distintos de las publicaciones periódicas, el número de ejemplares

de que constará el tiraje. Cada tiraje adicional deberá ser objeto de un acuerdo expreso.

Articulo 76

Son aplicables a los contratos publicitarios las disposiciones del contrato de edición de obra literaria, de obra musical y

de producción audiovisual en todo aquello que no se oponga a lo dispuesto en el presente capítulo.

TITULO CUARTO

De la Protección al Derecho de Autor

CAPITULO I

Disposiciones Generales

Artículo 77

La persona cuyo nombre o seudónimo, conocido o registrado, aparezca como autor de una obra, será considerada como

tal, salvo prueba en contrario y, en consecuencia, se admitirán por los tribunales competentes las acciones que entable

por transgresión a sus derechos.

Respecto de las obras firmadas bajo seudónimo o cuyos autores no se hayan dado a conocer, las acciones para proteger

el derecho corresponderán a la persona que las haga del conocimiento público con el consentimiento del autor, quien

tendrá las responsabilidades de un gestor, hasta en cuanto el titular de los derechos no comparezca en el juicio

respectivo, a no ser que existiera convenio previo en contrario.

Artículo 78

Las obras derivadas, tales como arreglos, compendios, ampliaciones, traducciones, adaptaciones, paráfrasis,

compilaciones, colecciones y transformaciones de obras literarias o artísticas, serán protegidas en lo que tengan de

originales, pero sólo podrán ser explotadas cuando hayan sido autorizadas por el titular del derecho patrimonial sobre la

obra primigenia, previo consentimiento del titular del derecho moral, en los casos previstos en la Fracción III del

Artículo 21 de la Ley.

Cuando las obras derivadas sean del dominio público, serán protegidas en lo que tengan de originales, pero tal

protección no comprenderá el derecho al uso exclusivo de la obra primigenia, ni dará derecho a impedir que se hagan

otras versiones de la misma.

Artículo 79

El traductor o el titular de los derechos patrimoniales de la traducción de una obra que acredite haber obtenido la

autorización del titular de los derechos patrimoniales para traducirla gozará, con respecto de la traducción de que se

trate, de la protección que la presente Ley le otorga. Por lo tanto, dicha traducción no podrá ser reproducida, modificada,

publicada o alterada, sin consentimiento del traductor.

Cuando una traducción se realice en los términos del párrafo anterior, y presente escasas o pequeñas diferencias con otra

traducción, se considerará como simple reproducción.

Artículo 80

En el caso de las obras hechas en coautoría, los derechos otorgados por esta Ley, corresponderán a todos los autores por

partes iguales, salvo pacto en contrario o que se demuestre la autoría de cada uno.

Para ejercitar los derechos establecidos por esta Ley, se requiere el consentimiento de la mayoría de los autores, mismo

que obliga a todos. En su caso, la minoría no está obligada a contribuir a los gastos que se generen, sino con cargo a los

beneficios que se obtengan.

Cuando la mayoría haga uso o explote la obra, deducirá de la percepción total, el importe de los gastos efectuados y

entregará a la minoría la participación que corresponda.

Cuando la parte realizada por cada uno de los autores sea claramente identificable, éstos podrán libremente ejercer los

derechos a que se refiere esta Ley en la parte que les corresponda.

Salvo pacto en contrario, cada uno de los coautores de una obra podrán solicitar la inscripción de la obra completa.

Muerto alguno de los coautores o titulares de los derechos patrimoniales, sin herederos, su derecho acrecerá el de los

demás.

Artículo 81

Salvo pacto en contrario, el derecho de autor sobre una obra con música y letra pertenecerá, por partes iguales al autor

de la parte literaria y al de la parte musical. Cada uno de ellos, podrá libremente ejercer los derechos de la parte que le

corresponda o de la obra completa y, en este último caso, deberá dar aviso en forma indubitable al coautor, mencionando

su nombre en la edición, además de abonarle la parte que le corresponda cuando lo haga con fines lucrativos.

Artículo 82

Quienes contribuyan con artículos a periódicos, revistas, programas de radio o televisión u otros medios de difusión,

salvo pacto en contrario, conservan el derecho de editar sus artículos en forma de colección, después de haber sido

transmitidos o publicados en el periódico, la revista o la estación en que colaboren.

Artículo 83

Salvo pacto en contrario, la persona física o moral que comisione la producción de una obra o que la produzca con la

colaboración remunerada de otras, gozará de la titularidad de los derechos patrimoniales sobre la misma y le

corresponderán las facultades relativas a la divulgación, integridad de la obra y de colección sobre este tipo de

creaciones.

La persona que participe en la realización de la obra, en forma remunerada, tendrá el derecho a que se le mencione

expresamente su calidad de autor, artista, intérprete o ejecutante sobre la parte o partes en cuya creación haya

participado.

Artículo 83 bis

Adicionalmente a lo establecido en el Artículo anterior, la persona que participe en la realización de una obra musical en

forma remunerada, tendrá el derecho al pago de regalías que se generen por la comunicación o transmisión pública de la

obra, en términos de los Artículos 26 bis y 117 bis de esta Ley.

Para que una obra se considere realizada por encargo, los términos del contrato deberán ser claros y precisos, en caso de

duda, prevalecerá la interpretación más favorable al autor. El autor también está facultado para elaborar su contrato

cuando se le solicite una obra por encargo.

Artículo 84

Cuando se trate de una obra realizada como consecuencia de una relación laboral establecida a través de un contrato

individual de trabajo que conste por escrito, a falta de pacto en contrario, se presumirá que los derechos patrimoniales se

dividen por partes iguales entre empleador y empleado.

El empleador podrá divulgar la obra sin autorización del empleado, pero no al contrario. A falta de contrato individual

de trabajo por escrito, los derechos patrimoniales corresponderán al empleado.

CAPITULO II

De las Obras Fotográficas, Plásticas y Gráficas

Artículo 85

Salvo pacto en contrario, se considerará que el autor que haya enajenado su obra pictórica, escultórica y de artes

plásticas en general, no ha concedido al adquirente el derecho de reproducirla, pero sí el de exhibirla y el de plasmarla

en catálogos. En todo caso, el autor podrá oponerse al ejercicio de estos derechos, cuando la exhibición se realice en

condiciones que perjudiquen su honor o reputación profesional.

Artículo 86

Los fotógrafos profesionales sólo pueden exhibir las fotografías realizadas bajo encargo como muestra de su trabajo,

previa autorización. Lo anterior no será necesario cuando los fines sean culturales, educativos, o de publicaciones sin

fines de lucro.

Artículo 87

El retrato de una persona sólo puede ser usado o publicado, con su consentimiento expreso, o bien con el de sus

representantes o los titulares de los derechos correspondientes. La autorización de usar o publicar el retrato podrá

revocarse por quien la otorgó quién, en su caso, responderá por los daños y perjuicios que pudiera ocasionar dicha

revocación.

Cuando a cambio de una remuneración, una persona se dejare retratar, se presume que ha otorgado el consentimiento a

que se refiere el párrafo anterior y no tendrá derecho a revocarlo, siempre que se utilice en los términos y para los fines

pactados.

No será necesario el consentimiento a que se refiere este artículo cuando se trate del retrato de una persona que forme

parte menor de un conjunto o la fotografía sea tomada en un lugar público y con fines informativos o periodísticos.

Los derechos establecidos para las personas retratadas durarán 50 años después de su muerte.

Artículo 88

Salvo pacto en contrario, el derecho exclusivo a reproducir una obra pictórica, fotográfica, gráfica o escultórica no

incluye el derecho a reproducirla en cualquier tipo de artículo así como la promoción comercial de éste.

Artículo 89

La obra gráfica y fotográfica en serie es aquella que resulta de la elaboración de varias copias a partir de una matriz

hecha por el autor.

Artículo 90

Para los efectos de esta Ley, los ejemplares de obra gráfica y fotográfica en serie debidamente firmados y numerados se

consideran como originales.

Artículo 91

A las esculturas que se realicen en serie limitada y numerada a partir de un molde se les aplicarán las disposiciones de

este capítulo.

Artículo 92

Salvo pacto en contrario, el autor de una obra de arquitectura no podrá impedir que el propietario de ésta le haga

modificaciones, pero tendrá la facultad de prohibir que su nombre sea asociado a la obra alterada.

Artículo 92 bis

Los autores de obras de artes plásticas y fotográficas tendrán derecho a percibir del vendedor una participación en el

precio de toda reventa que de las mismas se realice en pública subasta, en establecimiento mercantil, o con la

intervención de un comerciante o agente mercantil, con excepción de las obras de arte aplicado.

I.- La mencionada participación de los autores será fijada por el Instituto en los términos del Artículo 212 de la Ley.

II.- El derecho establecido en este Artículo es irrenunciable, se transmitirá únicamente por sucesión mortis causa y se

extinguirá transcurridos cien años a partir de la muerte o de la declaración de fallecimiento del autor.

III.- Los subastadores, titulares de establecimientos mercantiles, o agentes mercantiles que hayan intervenido en la

reventa deberán notificarla a la sociedad de gestión colectiva correspondiente o, en su caso, al autor o sus

derecho-habientes, en el plazo de dos meses, y facilitarán la documentación necesaria para la práctica de la

correspondiente liquidación. Asimismo, cuando actúen por cuenta o encargo del vendedor, responderán solidariamente

con éste del pago del derecho, a cuyo efecto retendrán del precio la participación que proceda. En todo caso, se

considerarán depositarios del importe de dicha participación.

IV.- El mismo derecho se aplicará respecto de los manuscritos originales de las obras literarias y artísticas.

Artículo 93

Las disposiciones de este capítulo serán válidas para las obras de arte aplicado en lo que tengan de originales. No será

objeto de protección el uso que se dé a las mismas.

CAPITULO III

De la Obra Cinematográfica y Audiovisual

Artículo 94

Se entiende por obras audiovisuales las expresadas mediante una serie de imágenes asociadas, con o sin sonorización

incorporada, que se hacen perceptibles, mediante dispositivos técnicos, produciendo la sensación de movimiento.

Artículo 95

Sin perjuicio de los derechos de los autores de las obras adaptadas o incluidas en ella, la obra audiovisual, será protegida

como obra primigenia.

Artículo 96

Los titulares de los derechos patrimoniales podrán disponer de sus respectivas aportaciones a la obra audiovisual para

explotarlas en forma aislada, siempre que no se perjudique la normal explotación de dicha obra.

Artículo 97

Son autores de las obras audiovisuales:

I. El director realizador;

II. Los autores del argumento, adaptación, guión o diálogo;

III. Los autores de las composiciones musicales;

IV. El fotógrafo, y

V. Los autores de las caricaturas y de los dibujos animados.

Salvo pacto en contrario, se considera al productor como el titular de los derechos patrimoniales de la obra en su

conjunto.

Artículo 98

Es productor de la obra audiovisual la persona física o moral que tiene la iniciativa, la coordinación y la responsabilidad

en la realización de una obra, o que la patrocina.

Artículo 99

Salvo pacto en contrario, el contrato que se celebre entre el autor o los titulares de los derechos patrimoniales, en su

caso, y el productor, no implica la cesión ilimitada y exclusiva a favor de éste de los derechos patrimoniales sobre la

obra audiovisual.

Una vez que los autores o los titulares de derechos patrimoniales se hayan comprometido a aportar sus contribuciones

para la realización de la obra audiovisual, no podrán oponerse a la reproducción, distribución, representación y

ejecución pública, transmisión por cable, radiodifusión, comunicación al público, subtitulado y doblaje de los textos de

dicha obra.

Sin perjuicio de los derechos de los autores, el productor puede llevar a cabo todas las acciones necesarias para la

explotación de la obra audiovisual.

Artículo 100

Las disposiciones contenidas en el presente capítulo se aplicarán en lo pertinente a las obras de radiodifusión.

CAPITULO IV

De los Programas de Computación y las Bases de Datos

Artículo 101

Se entiende por programa de computación la expresión original en cualquier forma, lenguaje o código, de un conjunto

de instrucciones que, con una secuencia, estructura y organización determinada, tiene como propósito que una

computadora o dispositivo realice una tarea o función específica.

Artículo 102

Los programas de computación se protegen en los mismos términos que las obras literarias. Dicha protección se

extiende tanto a los programas operativos como a los programas aplicativos, ya sea en forma de código fuente o de

código objeto. Se exceptúan aquellos programas de cómputo que tengan por objeto causar efectos nocivos a otros

programas o equipos.

Artículo 103

Salvo pacto en contrario, los derechos patrimoniales sobre un programa de computación y su documentación, cuando

hayan sido creados por uno o varios empleados en el ejercicio de sus funciones o siguiendo las instrucciones del

empleador, corresponden a éste.

Como excepción a lo previsto por el artículo 33 de la presente Ley, el plazo de la cesión de derechos en materia de

programas de computación no está sujeto a limitación alguna.

Artículo 104

Como excepción a lo previsto en el artículo 27 fracción IV, el titular de los derechos de autor sobre un programa de

computación o sobre una base de datos conservará, aún después de la venta de ejemplares de los mismos, el derecho de

autorizar o prohibir el arrendamiento de dichos ejemplares. Este precepto no se aplicará cuando el ejemplar del

programa de computación no constituya en sí mismo un objeto esencial de la licencia de uso.

Artículo 105

El usuario legítimo de un programa de computación podrá realizar el número de copias que le autorice la licencia

concedida por el titular de los derechos de autor, o una sola copia de dicho programa siempre y cuando:

I. Sea indispensable para la utilización del programa, o

II. Sea destinada exclusivamente como resguardo para sustituir la copia legítimamente adquirida, cuando ésta no pueda

utilizarse por daño o pérdida. La copia de respaldo deberá ser destruida cuando cese el derecho del usuario para utilizar

el programa de computación.

Artículo 106

El derecho patrimonial sobre un programa de computación comprende la facultad de autorizar o prohibir:

I. La reproducción permanente o provisional del programa en todo o en parte, por cualquier medio y forma;

II. La traducción, la adaptación, el arreglo o cualquier otra modificación de un programa y la reproducción del programa

resultante;

III. Cualquier forma de distribución del programa o de una copia del mismo, incluido el alquiler, y

IV. La descompilación, los procesos para revertir la ingeniería de un programa de computación y el desensamblaje.

Artículo 107

Las bases de datos o de otros materiales legibles por medio de máquinas o en otra forma, que por razones de selección y

disposición de su contenido constituyan creaciones intelectuales, quedarán protegidas como compilaciones. Dicha

protección no se extenderá a los datos y materiales en sí mismos.

Artículo 108

Las bases de datos que no sean originales quedan, sin embargo, protegidas en su uso exclusivo por quien las haya

elaborado, durante un lapso de 5 años.

Artículo 109

El acceso a información de carácter privado relativa a las personas contenida en las bases de datos a que se refiere el

artículo anterior, así como la publicación, reproducción, divulgación, comunicación pública y transmisión de dicha

información, requerirá la autorización previa de las personas de que se trate.

Quedan exceptuados de lo anterior, las investigaciones de las autoridades encargadas de la procuración e impartición de

justicia, de acuerdo con la legislación respectiva, así como el acceso a archivos públicos por las personas autorizadas

por la ley, siempre que la consulta sea realizada conforme a los procedimientos respectivos.

Artículo 110

El titular del derecho patrimonial sobre una base de datos tendrá el derecho exclusivo, respecto de la forma de expresión

de la estructura de dicha base, de autorizar o prohibir:

I. Su reproducción permanente o temporal, total o parcial, por cualquier medio y de cualquier forma;

II. Su traducción, adaptación, reordenación y cualquier otra modificación;

III. La distribución del original o copias de la base de datos;

IV. La comunicación al público, y

V. La reproducción, distribución o comunicación pública de los resultados de las operaciones mencionadas en la

fracción II del presente artículo.

Artículo 111

Los programas efectuados electrónicamente que contengan elementos visuales, sonoros, tridimensionales o animados

quedan protegidos por esta Ley en los elementos primigenios que contengan.

Artículo 112

Queda prohibida la importación, fabricación, distribución y utilización de aparatos o la prestación de servicios

destinados a eliminar la protección técnica de los programas de cómputo, de las transmisiones a través del espectro

electromagnético y de redes de telecomunicaciones y de los programas de elementos electrónicos señalados en el

artículo anterior.

Artículo 113

Las obras e interpretaciones o ejecuciones transmitidas por medios electrónicos a través del espectro electromagnético y

de redes de telecomunicaciones y el resultado que se obtenga de esta transmisión estarán protegidas por esta Ley.

Artículo 114

La transmisión de obras protegidas por esta Ley mediante cable, ondas radioeléctricas, satélite u otras similares, deberán

adecuarse, en lo conducente, a la legislación mexicana y respetar en todo caso y en todo tiempo las disposiciones sobre

la materia.

TITULO QUINTO

De los Derechos Conexos

CAPITULO I

Disposiciones Generales

Artículo 115

La protección prevista en este título dejará intacta y no afectará en modo alguno la protección de los derechos de autor

sobre las obras literarias y artísticas. Por lo tanto, ninguna de las disposiciones del presente título podrá interpretarse en

menoscabo de esa protección.

CAPITULO II

De los Artistas Intérpretes o Ejecutantes

Artículo 116

Los términos artista intérprete o ejecutante designan al actor, narrador, declamador, cantante, músico, bailarín, o a

cualquiera otra persona que interprete o ejecute una obra literaria o artística o una expresión del folklore o que realice

una actividad similar a las anteriores, aunque no haya un texto previo que norme su desarrollo. Los llamados extras y las

participaciones eventuales no quedan incluidos en esta definición.

Artículo 117

El artista intérprete o ejecutante goza del derecho al reconocimiento de su nombre respecto de sus interpretaciones o

ejecuciones así como el de oponerse a toda deformación, mutilación o cualquier otro atentado sobre su actuación que

lesione su prestigio o reputación.

Artículo 117 bis

Tanto el artista intérprete o el ejecutante, tiene el derecho irrenunciable a percibir una remuneración por el uso o

explotación de sus interpretaciones o ejecuciones que se hagan con fines de lucro directo o indirecto, por cualquier

medio, comunicación pública o puesta a disposición.

Artículo 118

Los artistas intérpretes o ejecutantes tienen el derecho de oponerse a:

I. La comunicación pública de sus interpretaciones o ejecuciones;

II. La fijación de sus interpretaciones o ejecuciones sobre una base material, y

III. La reproducción de la fijación de sus interpretaciones o ejecuciones.

Estos derechos se consideran agotados una vez que el artista intérprete o ejecutante haya autorizado la incorporación de

su actuación o interpretación en una fijación visual, sonora o audiovisual, siempre y cuando los usuarios que utilicen con

fines de lucro dichos soportes materiales, efectúen el pago correspondiente.

Artículo 119

Los artistas que participen colectivamente en una misma actuación, tales como grupos musicales, coros, orquestas, de

ballet o compañías de teatro, deberán designar entre ellos a un representante para el ejercicio del derecho de oposición a

que se refiere el artículo anterior.

A falta de tal designación se presume que actúa como representante el director del grupo o compañía.

Artículo 120

Los contratos de interpretación o ejecución deberán precisar los tiempos, períodos, contraprestaciones y demás términos

y modalidades bajo los cuales se podrá fijar, reproducir y comunicar al público dicha interpretación o ejecución.

Artículo 121

Salvo pacto en contrario, la celebración de un contrato entre un artista intérprete o ejecutante y un productor de obras

audiovisuales para la producción de una obra audiovisual conlleva el derecho de fijar, reproducir y comunicar al público

las actuaciones del artista. Lo anterior no incluye el derecho de utilizar en forma separada el sonido y las imágenes

fijadas en la obra audiovisual, a menos que se acuerde expresamente.

Artículo 122

La Duración de la protección concedida a los artistas intérpretes o ejecutantes será de setenta y cinco años contados a

partir de:

I. La primera fijación de la interpretación o ejecución en un fonograma;

II. La primera interpretación o ejecución de obras no grabadas en fonogramas, o

III. La transmisión por primera vez a través de la radio, televisión o cualquier medio.

CAPITULO III

De los Editores de Libros

Artículo 123

El libro es toda publicación unitaria, no periódica, de carácter literario, artístico, científico, técnico, educativo,

informativo o recreativo, impresa en cualquier soporte, cuya edición se haga en su totalidad de una sola vez en un

volumen o a intervalos en varios volúmenes o fascículos. Comprenderá también los materiales complementarios en

cualquier tipo de soporte, incluido el electrónico, que conformen, conjuntamente con el libro, un todo unitario que no

pueda comercializarse separadamente.

Artículo 124

El editor de libros es la persona física o moral que selecciona o concibe una edición y realiza por sí o a través de

terceros su elaboración.

Artículo 125

Los editores de libros tendrán el derecho de autorizar o prohibir:

I. La reproducción directa o indirecta, total o parcial de sus libros, así como la explotación de los mismos;

II. La importación de copias de sus libros hechas sin su autorización, y

III. La primera distribución pública del original y de cada ejemplar de sus libros mediante venta u otra manera.

Artículo 126

Los editores de libros gozarán del derecho de exclusividad sobre las características tipográficas y de diagramación para

cada libro, en cuanto contengan de originales.

Artículo 127

La protección a que se refiere este capítulo será de 50 años contados a partir de la primera edición del libro de que se

trate.

Artículo 128

Las publicaciones periódicas gozarán de la misma protección que el presente capítulo otorga a los libros.

Capítulo IV

De los Productores de Fonogramas

Artículo 129

Fonograma es toda fijación, exclusivamente sonora, de los sonidos de una interpretación, ejecución o de otros sonidos, o

de representaciones digitales de los mismos.

Artículo 130

Productor de fonogramas es la persona física o moral que fija por primera vez los sonidos de una ejecución u otros

sonidos o la representación digital de los mismos y es responsable de la edición, reproducción y publicación de

fonogramas.

Artículo 131

Los productores de fonogramas tendrán el derecho de autorizar o prohibir:

I. La reproducción directa o indirecta, total o parcial de sus fonogramas, así como la explotación directa o indirecta de

los mismos;

II. La importación de copias del fonograma hechas sin la autorización del productor;

III. La distribución pública del original y de cada ejemplar del fonograma mediante venta u otra manera incluyendo su

distribución a través de señales o emisiones;

IV. La adaptación o transformación del fonograma, y

V. El arrendamiento comercial del original o de una copia del fonograma, aún después de la venta del mismo, siempre y

cuando no se lo hubieren reservado los autores o los titulares de los derechos patrimoniales.

Artículo 131 bis

Los productores de fonogramas tienen el derecho a percibir una remuneración por el uso o explotación de sus

fonogramas que se hagan con fines de lucro directo o indirecto, por cualquier medio o comunicación pública o puesta a

disposición.

Artículo 132

Los fonogramas deberán ostentar el símbolo (P) acompañado de la indicación del año en que se haya realizado la

primera publicación.

La omisión de estos requisitos no implica la pérdida de los derechos que correspondan al productor de fonogramas pero

lo sujeta a las sanciones establecidas por la Ley.

Se presumirá, salvo prueba en contrario, que es Productor de Fonogramas, la persona física o moral cuyo nombre

aparezca indicado en los ejemplares legítimos del fonograma, precedido de la letra "P", encerrada en un círculo y

seguido del año de la primera publicación.

Los productores de fonogramas deberán notificar a las sociedades de gestión colectiva los datos de etiqueta de sus

producciones y de las matrices que se exporten, indicando los países en cada caso.

Artículo 133

Una vez que un fonograma haya sido introducido legalmente a cualquier circuito comercial, ni los artistas intérpretes o

ejecutantes, ni los productores de fonogramas podrán oponerse a su comunicación directa al público, siempre y cuando

los usuarios que lo utilicen con fines de lucro efectúen el pago correspondiente a aquéllos. A falta de acuerdo entre las

partes, el pago de sus derechos se efectuará por partes iguales.

Artículo 134

La protección a que se refiere este Capítulo será de setenta y cinco años, a partir de la primera fijación de los sonidos en

el fonograma.

CAPITULO V

De los Productores de Videogramas

Artículos 135

Se considera videograma a la fijación de imágenes asociadas, con o sin sonido incorporado, que den sensación de

movimiento, o de una representación digital de tales imágenes de una obra audiovisual o de la representación o

ejecución de otra obra o de una expresión del folklore, así como de otras imágenes de la misma clase, con o sin sonido.

Artículo 136

Productor de videogramas es la persona física o moral que fija por primera vez imágenes asociadas, con o sin sonido

incorporado, que den sensación de movimiento, o de una representación digital de tales imágenes, constituyan o no una

obra audiovisual.

Artículo 137

El productor goza, respecto de sus videogramas, de los derechos de autorizar o prohibir su reproducción, distribución y

comunicación pública.

Artículo 138

La duración de los derechos regulados en este capítulo es de cincuenta años a partir de la primera fijación de las

imágenes en el videograma.

CAPITULO VI

De los Organismos de Radiodifusión

Artículo 139

Para efectos de la presente Ley, se considera organismo de radiodifusión, la entidad concesionada o permisionada capaz

de emitir señales sonoras, visuales o ambas, susceptibles de percepción, por parte de una pluralidad de sujetos

receptores.

Artículo 140

Se entiende por emisión o transmisión, la comunicación de obras, de sonidos o de sonidos con imágenes por medio de

ondas radioeléctricas, por cable, fibra óptica u otros procedimientos análogos. El concepto de emisión comprende

también el envío de señales desde una estación terrestre hacia un satélite que posteriormente las difunda.

Artículo 141

Retransmisión es la emisión simultánea por un organismo de radiodifusión de una emisión de otro organismo de

radiodifusión.

Artículo 142

Grabación efímera es la que realizan los organismos de radiodifusión, cuando por razones técnicas o de horario y para el

efecto de una sola emisión posterior, tienen que grabar o fijar la imagen, el sonido o ambos anticipadamente en sus

estudios, de selecciones musicales o partes de ellas, trabajos, conferencias o estudios científicos, obras literarias,

dramáticas, coreográficas, dramático-musicales, programas completos y, en general, cualquier obra apta para ser

difundida.

Artículo 143

Las señales pueden ser:

I. Por su posibilidad de acceso al público:

a) Codificadas, cifradas o encriptadas: las que han sido modificadas con el propósito de que sean recibidas y descifradas

única y exclusivamente por quienes hayan adquirido previamente ese derecho del organismo de radiodifusión que las

emite, y

b) Libres: las que pueden ser recibidas por cualquier aparato apto para recibir las señales, y

II. Por el momento de su emisión:

a) De origen: las que portan programas o eventos en vivo, y

b) Diferidas: las que portan programas o eventos previamente fijados.

Artículo 144

Los organismos de radiodifusión tendrán el derecho de autorizar o prohibir respecto de sus emisiones:

I. La retransmisión;

II. La transmisión diferida;

III. La distribución simultánea o diferida, por cable o cualquier otro sistema;

IV. La fijación sobre una base material;

V. La reproducción de las fijaciones, y

VI. La comunicación pública por cualquier medio y forma con fines directos de lucro.

Artículo 145

Deberá pagar daños y perjuicios la persona que sin la autorización del distribuidor legítimo de la señal:

I. Descifre una señal de satélite codificada portadora de programas;

II. Reciba y distribuya una señal de satélite codificada portadora de programas que hubiese sido descifrada ilícitamente,

y

III. Participe o coadyuve en la fabricación, importación, venta, arrendamiento o realización de cualquier acto que

permita contar con un dispositivo o sistema que sea de ayuda primordial para descifrar una señal de satélite codificada,

portadora de programas.

Artículo 146

Los derechos de los organismos de radiodifusión a los que se refiere este Capítulo tendrán una vigencia de cincuenta

años a partir de la primera emisión o transmisión original del programa.

TITULO SEXTO

De las Limitaciones del Derecho de Autor y de los Derechos Conexos

CAPITULO I

De la Limitación por Causa de Utilidad Pública

Artículo 147

Se considera de utilidad pública la publicación o traducción de obras literarias o artísticas necesarias para el adelanto de

la ciencia, la cultura y la educación nacionales. Cuando no sea posible obtener el consentimiento del titular de los

derechos patrimoniales correspondientes, y mediante el pago de una remuneración compensatoria, el Ejecutivo Federal,

por conducto de la Secretaría de Educación Pública, de oficio o a petición de parte, podrá autorizar la publicación o

traducción mencionada. Lo anterior será sin perjuicio de los tratados internacionales sobre derechos de autor y derechos

conexos suscritos y aprobados por México.

CAPITULO II

De la Limitación a los Derechos Patrimoniales

Artículo 148

Las obras literarias y artísticas ya divulgadas podrán utilizarse, siempre que no se afecte la explotación normal de la

obra, sin autorización del titular del derecho patrimonial y sin remuneración, citando invariablemente la fuente y sin

alterar la obra, sólo en los siguientes casos:

I. Cita de textos, siempre que la cantidad tomada no pueda considerarse como una reproducción simulada y sustancial

del contenido de la obra;

II. Reproducción de artículos, fotografías, ilustraciones y comentarios referentes a acontecimientos de actualidad,

publicados por la prensa o difundidos por la radio o la televisión, o cualquier otro medio de difusión, si esto no hubiere

sido expresamente prohibido por el titular del derecho;

III. Reproducción de partes de la obra, para la crítica e investigación científica, literaria o artística;

IV. Reproducción por una sola vez, y en un sólo ejemplar, de una obra literaria o artística, para uso personal y privado

de quien la hace y sin fines de lucro.

Las personas morales no podrán valerse de lo dispuesto en esta fracción salvo que se trate de una institución educativa,

de investigación, o que no esté dedicada a actividades mercantiles;

V. Reproducción de una sola copia, por parte de un archivo o biblioteca, por razones de seguridad y preservación, y que

se encuentre agotada, descatalogada y en peligro de desaparecer;

VI. Reproducción para constancia en un procedimiento judicial o administrativo, y

VII. Reproducción, comunicación y distribución por medio de dibujos, pinturas, fotografías y procedimientos

audiovisuales de las obras que sean visibles desde lugares públicos.

Artículo 149

Podrán realizarse sin autorización:

I. La utilización de obras literarias y artísticas en tiendas o establecimientos abiertos al público, que comercien

ejemplares de dichas obras, siempre y cuando no hayan cargos de admisión y que dicha utilización no trascienda el lugar

en donde la venta se realiza y tenga como propósito único el de promover la venta de ejemplares de las obras, y

II. La grabación efímera, sujetándose a las siguientes condiciones:

a) La transmisión deberá efectuarse dentro del plazo que al efecto se convenga;

b) No debe realizarse con motivo de la grabación, ninguna emisión o comunicación concomitante o simultánea, y

c) La grabación sólo dará derecho a una sola emisión.

La grabación y fijación de la imagen y el sonido realizada en las condiciones que antes se mencionan, no obligará a

ningún pago adicional distinto del que corresponde por el uso de las obras.

Las disposiciones de esta fracción no se aplicarán en caso de que los autores o los artistas tengan celebrado convenio de

carácter oneroso que autorice las emisiones posteriores.

Artículo 150

No se causarán regalías por ejecución pública cuando concurran de manera conjunta las siguientes circunstancias:

I. Que la ejecución sea mediante la comunicación de una transmisión recibida directamente en un aparato monorreceptor

de radio o televisión del tipo comúnmente utilizado en domicilios privados;

II. No se efectúe un cobro para ver u oír la transmisión o no forme parte de un conjunto de servicios;

III. No se retransmita la transmisión recibida con fines de lucro, y

IV. El receptor sea un causante menor o una microindustria.

Artículo 151

No constituyen violaciones a los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas, de

videogramas u organismos de radiodifusión la utilización de sus actuaciones, fonogramas, videogramas o emisiones,

cuando:

I. No se persiga un beneficio económico directo;

II. Se trate de breves fragmentos utilizados en informaciones sobre sucesos de actualidad;

III. Sea con fines de enseñanza o investigación científica, o

IV. Se trate de los casos previstos en los artículos 147, 148 y 149 de la presente Ley.

CAPITULO III

Del Dominio Público

Artículo 152

Las obras del dominio público pueden ser libremente utilizadas por cualquier persona, con la sola restricción de respetar

los derechos morales de los respectivos autores.

Artículo 153

Es libre el uso de la obra de un autor anónimo mientras el mismo no se dé a conocer o no exista un titular de derechos

patrimoniales identificado.

TITULO SEPTIMO

De los Derechos de Autor sobre los Símbolos Patrios y de las expresiones de las

Culturas Populares

CAPITULO I

Disposiciones Generales

Artículo 154

Las obras a que se refiere este Título están protegidas independientemente de que no se pueda determinar la autoría

individual de ellas o que el plazo de protección otorgado a sus autores se haya agotado.

CAPITULO II

De los Símbolos Patrios

Artículo 155

El Estado Mexicano es el titular de los derechos morales sobre los símbolos patrios.

Artículo 156

El uso de los símbolos patrios deberá apegarse a lo establecido por la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno

Nacionales.

CAPITULO III

De las Culturas Populares

Artículo 157

La presente Ley protege las obras literarias, artísticas, de arte popular o artesanal, así como todas las manifestaciones

primigenias en sus propias lenguas, y los usos, costumbres y tradiciones de la composición pluricultural que conforman

al Estado Mexicano, que no cuenten con autor identificable.

Artículo 158

Las obras literarias, artística, de arte popular o artesanal; desarrolladas y perpetuadas en una comunidad o etnia

originaria o arraigada en la República Mexicana, estarán protegidas por la presente Ley contra su deformación, hecha

con objeto de causar demérito a la misma o perjuicio a la reputación o imagen de la comunidad o etnia a la cual

pertenecen.

Artículo 159

Es libre la utilización de las obras literarias, artísticas, de arte popular o artesanal; protegidas por el presente capítulo,

siempre que no se contravengan las disposiciones del mismo.

Artículo 160

En toda fijación, representación, publicación, comunicación o utilización en cualquier forma, de una obra literaria,

artística, de arte popular o artesanal; protegida conforme al presente capítulo, deberá mencionarse la comunidad o etnia,

o en su caso la región de la República Mexicana de la que es propia.

Artículo 161

Corresponde al Instituto vigilar el cumplimiento de las disposiciones del presente capítulo y coadyuvar en la protección

de las obras amparadas por el mismo.

TITULO OCTAVO

De los Registros de Derechos

CAPITULO I

Del Registro Público del Derecho de Autor

Artículo 162

El Registro Público del Derecho de Autor tiene por objeto garantizar la seguridad jurídica de los autores, de los titulares

de los derechos conexos y de los titulares de los derechos patrimoniales respectivos y sus causahabientes, así como dar

una adecuada publicidad a las obras, actos y documentos a través de su inscripción.

Las obras literarias y artísticas y los derechos conexos quedarán protegidos aun cuando no sean registrados.

Artículo 163

En el Registro Público del Derecho de Autor se podrán inscribir:

I. Las obras literarias o artísticas que presenten sus autores;

II. Los compendios, arreglos, traducciones, adaptaciones u otras versiones de obras literarias o artísticas, aun cuando no

se compruebe la autorización concedida por el titular del derecho patrimonial para divulgarla.

Esta inscripción no faculta para publicar o usar en forma alguna la obra registrada, a menos de que se acredite la

autorización correspondiente. Este hecho se hará constar tanto en la inscripción como en las certificaciones que se

expidan;

III. Las escrituras y estatutos de las diversas sociedades de gestión colectiva y las que los reformen o modifiquen;

IV. Los pactos o convenios que celebren las sociedades mexicanas de gestión colectivas con las sociedades extranjeras;

V. Los actos, convenios o contratos que en cualquier forma confieran, modifiquen, transmitan, graven o extingan

derechos patrimoniales;

VI. Los convenios o contratos relativos a los derechos conexos;

VII. Los poderes otorgados para gestionar ante el Instituto, cuando la representación conferida abarque todos los asuntos

que el mandante haya de tramitar ante él;

VIII. Los mandatos que otorguen los miembros de las sociedades de gestión colectiva en favor de éstas;

IX. Los convenios o contratos de interpretación o ejecución que celebren los artistas intérpretes o ejecutantes, y

X. Las características gráficas y distintivas de obras.

Artículo 164

El Registro Público del Derecho de Autor tiene las siguientes obligaciones:

I. Inscribir, cuando proceda, las obras y documentos que le sean presentados;

II. Proporcionar a las personas que lo soliciten la información de las inscripciones y, salvo lo dispuesto en los párrafos

siguientes, de los documentos que obran en el Registro.

Tratándose de programas de computación, de contratos de edición y de obras inéditas, la obtención de copias sólo se

permitirá mediante autorización del titular del derecho patrimonial o por mandamiento judicial.

Cuando la persona o autoridad solicitante requiera de una copia de las constancias de registro, el Instituto expedirá copia

certificada, pero por ningún motivo se permitirá la salida de originales del Registro. Las autoridades judiciales o

administrativas que requieran tener acceso a los originales, deberán realizar la inspección de los mismos en el recinto

del Registro Público del Derecho de Autor.

Cuando se trate de obras fijadas en soportes materiales distintos del papel, la autoridad judicial o administrativa, el

solicitante o, en su caso, el oferente de la prueba, deberán aportar los medios técnicos para realizar la duplicación. Las

reproducciones que resulten con motivo de la aplicación de este artículo únicamente podrán ser utilizadas como

constancias en el procedimiento judicial o administrativo de que se trate, y

III. Negar la inscripción de:

a) Lo que no es objeto de protección conforme al artículo 14 de esta Ley;

b) Las obras que son del dominio público;

c) Lo que ya esté inscrito en el Registro;

d) Las marcas, a menos que se trate al mismo tiempo de una obra artística y la persona que pretende aparecer como

titular del derecho de autor lo sea también de ella;

e) Las campañas y promociones publicitarias;

f) La inscripción de cualquier documento cuando exista alguna anotación marginal, que suspenda los efectos de la

inscripción, proveniente de la notificación de un juicio relativo a derechos de autor o de la iniciación de una

averiguación previa, y

g) En general los actos y documentos que en su forma o en su contenido contravengan o sean ajenos a las disposiciones

de esta Ley.

Artículo 165

El registro de una obra literaria o artística no podrá negarse ni suspenderse bajo el supuesto de ser contraria a la moral,

al respeto a la vida privada o al orden público, salvo por sentencia judicial.

Artículo 166

El registro de una obra artística o literaria no podrá negarse ni suspenderse so pretexto de algún motivo político,

ideológico o doctrinario.

Artículo 167

Cuando dos o más personas soliciten la inscripción de una misma obra, ésta se inscribirá en los términos de la primera

solicitud, sin perjuicio del derecho de impugnación del registro.

Artículo 168

Las inscripciones en el registro establecen la presunción de ser ciertos los hechos y actos que en ellas consten, salvo

prueba en contrario. Toda inscripción deja a salvo los derechos de terceros. Si surge controversia, los efectos de la

inscripción quedarán suspendidos en tanto se pronuncie resolución firme por autoridad competente.

Artículo 169

No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, los actos, convenios o contratos que se otorguen o celebren por personas

con derecho para ello y que sean inscritos en el registro, no se invalidarán en perjuicio de tercero de buena fe, aunque

posteriormente sea anulada dicha inscripción.

Artículo 170

En las inscripciones se expresará el nombre del autor y, en su caso, la fecha de su muerte, nacionalidad y domicilio, el

título de la obra, la fecha de divulgación, si es una obra por encargo y el titular del derecho patrimonial.

Para registrar una obra escrita bajo seudónimo, se acompañarán a la solicitud en sobre cerrado los datos de

identificación del autor, bajo la responsabilidad del solicitante del registro.

El representante del registro abrirá el sobre, con asistencia de testigos, cuando lo pidan el solicitante del registro, el

editor de la obra o los titulares de sus derechos, o por resolución judicial. La apertura del sobre tendrá por objeto

comprobar la identidad del autor y su relación con la obra. Se levantará acta de la apertura y el encargado expedirá las

certificaciones que correspondan.

Artículo 171

Cuando dos a más personas hubiesen adquirido los mismos derechos respecto a una misma obra, prevalecerá la

autorización o cesión inscrita en primer término, sin perjuicio del derecho de impugnación del registro.

Artículo 172

Cuando el encargado del registro detecte que la oficina a su cargo ha efectuado una inscripción por error, iniciará de

oficio un procedimiento de cancelación o corrección de la inscripción correspondiente, respetando la garantía de

audiencia de los posibles afectados.

CAPITULO II

De las Reservas de Derechos al Uso Exclusivo

Artículo 173

La reserva de derechos es la facultad de usar y explotar en forma exclusiva títulos, nombres, denominaciones,

características físicas y psicológicas distintivas, o características de operación originales aplicados, de acuerdo con su

naturaleza, a alguno de los siguientes géneros:

I. Publicaciones periódicas: Editadas en partes sucesivas con variedad de contenido y que pretenden continuarse

indefinidamente;

II. Difusiones periódicas: Emitidas en partes sucesivas, con variedad de contenido y susceptibles de transmitirse;

III. Personajes humanos de caracterización, o ficticios o simbólicos;

IV. Personas o grupos dedicados a actividades artísticas, y

V. Promociones publicitarias: Contemplan un mecanismo novedoso y sin protección tendiente a promover y ofertar un

bien o un servicio, con el incentivo adicional de brindar la posibilidad al público en general de obtener otro bien o

servicio, en condiciones más favorables que en las que normalmente se encuentra en el comercio; se exceptúa el caso de

los anuncios comerciales.

Artículo 174

El Instituto expedirá los certificados respectivos y hará la inscripción para proteger las reservas de derechos a que se

refiere el artículo anterior.

Artículo 175

La protección que ampara el certificado a que se refiere el artículo anterior, no comprenderá lo que no es materia de

reserva de derechos, de conformidad con el artículo 188 este ordenamiento, aun cuando forme parte del registro

respectivo.

Artículo 176

Para el otorgamiento de las reservas de derechos, el Instituto tendrá la facultad de verificar la forma en que el solicitante

pretenda usar el título, nombre, denominación o características objeto de reserva de derechos a fin de evitar la

posibilidad de confusión con otra previamente otorgada.

Artículo 177

Los requisitos y condiciones que deban cubrirse para la obtención y renovación de las reservas de derechos, así como

para la realización de cualquier otro trámite previsto en el presente capítulo, se establecerán en el Reglamento de la

presente Ley.

Artículo 178

Cuando dos o más personas presenten a su nombre una solicitud de reserva de derechos, salvo pacto en contrario se

entenderá que todos serán titulares por partes iguales.

Artículo 179

Los títulos, nombres, denominaciones o características objeto de reservas de derechos, deberán ser utilizados tal y como

fueron otorgados; cualquier variación en sus elementos será motivo de una nueva reserva.

Artículo 180

El Instituto proporcionará a los titulares o sus representantes, o a quien acredite tener interés jurídico, copias simples o

certificadas de las resoluciones que se emitan en cualquiera de los expedientes de reservas de derechos otorgadas.

Artículo 181

Los titulares de las reservas de derechos deberán notificar al Instituto las transmisiones de los derechos que amparan los

certificados correspondientes.

Artículo 182

El Instituto realizará las anotaciones y, en su caso, expedirá las constancias respectivas en los supuestos siguientes:

I. Cuando se declare la nulidad de una reserva;

II. Cuando proceda la cancelación de una reserva;

III. Cuando proceda la caducidad, y

IV. En todos aquellos casos en que por mandamiento de autoridad competente así se requiera.

Artículo 183

Las reservas de derechos serán nulas cuando:

I. Sean iguales o semejantes en grado de confusión con otra previamente otorgada o en trámite;

II. Hayan sido declarados con falsedad los datos que, de acuerdo con el reglamento, sean esenciales para su

otorgamiento;

III. Se demuestre tener un mejor derecho por un uso anterior, constante e ininterrumpido en México, a la fecha del

otorgamiento de la reserva, o

IV. Se hayan otorgado en contravención a las disposiciones de este capítulo.

Artículo 184

Procederá la cancelación de los actos emitidos por el Instituto, en los expedientes de reservas de derechos cuando:

I. El solicitante hubiere actuado de mala fe en perjuicio de tercero, o con violación a una obligación legal o contractual;

II. Se haya declarado la nulidad de una reserva;

III. Por contravenir lo dispuesto por el artículo 179 esta Ley, se cause confusión con otra que se encuentre protegida;

IV. Sea solicitada por el titular de una reserva, o

V. Sea ordenado mediante resolución firme de autoridad competente.

Artículo 185

Las reservas de derechos caducarán cuando no se renueven en los términos establecidos por el presente capítulo.

Artículo 186

La declaración administrativa de nulidad, cancelación o caducidad se podrá iniciar en cualquier tiempo, de oficio por el

Instituto, a petición de parte, o del Ministerio Público de la Federación cuando tenga algún interés la Federación. La

caducidad a la que se refiere el artículo anterior, no requerirá declaración administrativa por parte del Instituto.

Artículo 187

Los procedimientos de nulidad y cancelación previstos en este capítulo, se substanciarán y resolverán de conformidad

con las disposiciones que para tal efecto se establezcan en el Reglamento de la presente Ley.

Artículo 188

No son materia de reserva de derechos:

I. Los títulos, los nombres, las denominaciones, las características físicas o psicológicas, o las características de

operación que pretendan aplicarse a alguno de los géneros a que se refiere el artículo 173 la presente Ley, cuando:

a) Por su identidad o semejanza gramatical, fonética, visual o conceptual puedan inducir a error o confusión con una

reserva de derechos previamente otorgada o en trámite.

No obstante lo establecido en el párrafo anterior, se podrán obtener reservas de derechos iguales dentro del mismo

género, cuando sean solicitadas por el mismo titular;

b) Sean genéricos y pretendan utilizarse en forma aislada;

c) Ostenten o presuman el patrocinio de una sociedad, organización o institución pública o privada, nacional o

internacional, o de cualquier otra organización reconocida oficialmente, sin la correspondiente autorización expresa;

d) Reproduzcan o imiten sin autorización, escudos, banderas, emblemas o signos de cualquier país, estado, municipio o

división política equivalente;

e) Incluyan el nombre, seudónimo o imagen de alguna persona determinada, sin consentimiento expreso del interesado,

o

f) Sean iguales o semejantes en grado de confusión con otro que el Instituto estime notoriamente conocido en México,

salvo que el solicitante sea el titular del derecho notoriamente conocido;

II. Los subtítulos;

III. Las características gráficas;

IV. Las leyendas, tradiciones o sucedidos que hayan llegado a individualizarse o que sean generalmente conocidos bajo

un nombre que les sea característico;

V. Las letras o los números aislados;

VI. La traducción a otros idiomas, la variación ortográfica caprichosa o la construcción artificial de palabras no

reservables;

VII. Los nombres de personas utilizados en forma aislada, excepto los que sean solicitados para la protección de

nombres artísticos, denominaciones de grupos artísticos, personajes humanos de caracterización, o simbólicos o ficticios

en cuyo caso se estará a lo dispuesto en el inciso e) de la fracción I de este artículo, y

VIII. Los nombres o denominaciones de países, ciudades, poblaciones o de cualquier otra división territorial, política o

geográfica, o sus gentilicios y derivaciones, utilizados en forma aislada.

Artículo 189

La vigencia del certificado de la reserva de derechos otorgada a títulos de publicaciones o difusiones periódicas será de

un año, contado a partir de la fecha de su expedición.

Para el caso de publicaciones periódicas, el certificado correspondiente se expedirá con independencia de cualquier otro

documento que se exija para su circulación.

Artículo 190

La vigencia del certificado de la reserva de derechos será de cinco años contados a partir de la fecha de su expedición

cuando se otorgue a:

I. Nombres y características físicas y psicológicas distintivas de personajes, tanto humanos de caracterización como

ficticios o simbólicos;

II. Nombres o denominaciones de personas o grupos dedicados a actividades artísticas, o

III. Denominaciones y características de operación originales de promociones publicitarias.

Artículo 191

Los plazos de protección que amparan los certificados de reserva de derechos correspondientes, podrán ser renovados

por periodos sucesivos iguales. Se exceptúa de este supuesto a las promociones publicitarias, las que al término de su

vigencia pasaran a formar parte del dominio público.

La renovación a que se refiere el párrafo anterior, se otorgará previa comprobación fehaciente del uso de la reserva de

derechos, que el interesado presente al Instituto dentro del plazo comprendido desde un mes antes, hasta un mes

posterior al día del vencimiento de la reserva de derechos correspondiente.

El Instituto podrá negar la renovación a que se refiere el presente artículo, cuando de las constancias exhibidas por el

interesado, se desprenda que los títulos, nombres, denominaciones o características, objeto de la reserva de derechos, no

han sido utilizados tal y como fueron reservados.

TITULO NOVENO

De la Gestión Colectiva de Derechos

CAPITULO UNICO

De las Sociedades de Gestión Colectiva

Artículo 192

Sociedad de gestión colectiva es la persona moral que, sin ánimo de lucro, se constituye bajo el amparo de esta Ley con

el objeto de proteger a autores y titulares de derechos conexos tanto nacionales como extranjeros, así como recaudar y

entregar a los mismos las cantidades que por concepto de derechos de autor o derechos conexos se generen a su favor.

Los causahabientes de los autores y de los titulares de derechos conexos, nacionales o extranjeros, residentes en México

podrán formar parte de sociedades de gestión colectiva.

Las sociedades a que se refieren los párrafos anteriores deberán constituirse con la finalidad de ayuda mutua entre sus

miembros y basarse en los principios de colaboración, igualdad y equidad, así como funcionar con los lineamientos que

esta Ley establece y que los convierte en entidades de interés público.

Artículo 193

Para poder operar como sociedad de gestión colectiva se requiere autorización previa del Instituto, el que ordenará su

publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Artículo 194

La autorización podrá ser revocada por el Instituto si existiese incumplimiento de las obligaciones que esta Ley

establece para las sociedades de gestión colectiva o si se pusiese de manifiesto un conflicto entre los propios socios que

dejara acéfala o sin dirigencia a la sociedad, de tal forma que se afecte el fin y objeto de la misma en detrimento de los

derechos de los asociados. En los supuestos mencionados, deberá mediar un previo apercibimiento del Instituto, que

fijará un plazo no mayor a tres meses para subsanar o corregir los hechos señalados.

Artículo 195

Las personas legitimadas para formar parte de una sociedad de gestión colectiva podrán optar libremente entre afiliarse

a ella o no; asimismo, podrán elegir entre ejercer sus derechos patrimoniales en forma individual, por conducto de

apoderado o a través de la sociedad.

Las sociedades de gestión colectiva no podrán intervenir en el cobro de regalías cuando los socios elijan ejercer sus

derechos en forma individual respecto de cualquier utilización de la obra o bien hayan pactado mecanismos directos

para dicho cobro.

Por el contrario, cuando los socios hayan dado mandato a las sociedades de gestión colectiva, no podrán efectuar el

cobro de las regalías por sí mismos, a menos que lo revoquen.

Las sociedades de gestión colectiva no podrán imponer como obligatoria la gestión de todas las modalidades de

explotación, ni la totalidad de la obra o de producción futura.

Artículo 196

En el caso de que los socios optaran por ejercer sus derechos patrimoniales a través de apoderado, éste deberá ser

persona física y deberá contar con la autorización del Instituto. El poder otorgado a favor del apoderado no será

sustituible ni delegable.

Artículo 197

Los miembros de una sociedad de gestión colectiva cuando opten por que la sociedad sea la que realice los cobros a su

nombre deberán otorgar a ésta un poder general para pleitos y cobranzas.

Artículo 198

No prescriben en favor de las sociedades de gestión colectiva y en contra de los socios los derechos o las percepciones

cobradas por ellas. En el caso de percepciones o derechos para autores del extranjero se estará al principio de la

reciprocidad.

Artículo 199

El Instituto otorgará las autorizaciones a que se refiere el artículo 193 concurren las siguientes condiciones:

I. Que los estatutos de la sociedad de gestión colectiva solicitante cumplan, a juicio del Instituto, con los requisitos

establecidos en esta Ley;

II. Que de los datos aportados y de la información que pueda allegarse el Instituto, se desprenda que la sociedad de

gestión colectiva solicitante reúne las condiciones necesarias para asegurar la transparente y eficaz administración de los

derechos, cuya gestión le va a ser encomendada, y

III. Que el funcionamiento de la sociedad de gestión colectiva favorezca los intereses generales de la protección del

derecho de autor, de los titulares de los derechos patrimoniales y de los titulares de derechos conexos en el país.

Artículo 200

Una vez autorizadas las sociedades de gestión colectiva por parte del Instituto, estarán legitimadas en los términos que

resulten de sus propios estatutos para ejercer los derechos confiados a su gestión y hacerlos valer en toda clase de

procedimientos administrativos o judiciales.

Las sociedades de gestión colectiva están facultadas para presentar, ratificar o desistirse de demanda o querella a

nombre de sus socios, siempre que cuenten con poder general para pleitos y cobranzas con cláusula especial para

presentar querellas o desistirse de ellas, expedido a su favor y que se encuentre inscrito en el Instituto, sin que sea

aplicable lo dispuesto por el artículo 120 del Código Federal de Procedimientos Penales y sin perjuicio de que los

autores y que los titulares de derechos derivados puedan coadyuvar personalmente con la sociedad de gestión colectiva

que corresponda. En el caso de extranjeros residentes fuera de la República Mexicana se estará a lo establecido en los

convenios de reciprocidad respectivos.

Artículo 201

Se deberán celebrar por escrito todos los actos, convenios y contratos entre las sociedades de gestión colectiva y los

autores, los titulares de derechos patrimoniales o los titulares de derechos conexos, en su caso, así como entre dichas

sociedades y los usuarios de las obras, actuaciones, fonogramas, videogramas o emisiones de sus socios, según

corresponda.

Artículo 202

Las sociedades de gestión colectiva tendrán las siguientes finalidades:

I. Ejercer los derechos patrimoniales de sus miembros;

II. Tener en su domicilio, a disposición de los usuarios, los repertorios que administre;

III. Negociar en los términos del mandato respectivo las licencias de uso de los repertorios que administren con los

usuarios, y celebrar los contratos respectivos;

IV. Supervisar el uso de los repertorios autorizados;

V. Recaudar para sus miembros las regalías provenientes de los derechos de autor o derechos conexos que les

correspondan, y entregárselas previa deducción de los gastos de administración de la Sociedad, siempre que exista

mandato expreso;

VI. Recaudar y entregar las regalías que se generen en favor de los titulares de derechos de autor o conexos extranjeros,

por sí o a través de las sociedades de gestión que los representen, siempre y cuando exista mandato expreso otorgado a

la sociedad de gestión mexicana y previa deducción de los gastos de administración;

VII. Promover o realizar servicios de carácter asistencial en beneficio de sus miembros y apoyar actividades de

promoción de sus repertorios;

VIII. Recaudar donativos para ellas así como aceptar herencias y legados, y

IX. Las demás que les correspondan de acuerdo con su naturaleza y que sean compatibles con las anteriores y con la

función de intermediarias de sus miembros con los usuarios o ante las autoridades.

Artículo 203

Son obligaciones de las sociedades de gestión colectiva:

I. Intervenir en la protección de los derechos morales de sus miembros;

II. Aceptar la administración de los derechos patrimoniales o derechos conexos que les sean encomendados de acuerdo

con su objeto o fines;

III. Inscribir su acta constitutiva y estatutos en el Registro Público del Derecho de Autor, una vez que haya sido

autorizado su funcionamiento, así como las normas de recaudación y distribución, los contratos que celebren con

usuarios y los de representación que tengan con otras de la misma naturaleza, y las actas y documentos mediante los

cuales se designen los miembros de los organismos directivos y de vigilancia, sus administradores y apoderados, todo

ello dentro de los treinta días siguientes a su aprobación, celebración, elección o nombramiento, según corresponda;

IV. Dar trato igual a todos los miembros;

V. Dar trato igual a todos los usuarios;

VI. Negociar el monto de las regalías que corresponda pagar a los usuarios del repertorio que administran y, en caso de

no llegar a un acuerdo, proponer al Instituto la adopción de una tarifa general presentando los elementos justificativos;

VII. Rendir a sus asociados, anualmente un informe desglosado de las cantidades de cada uno de sus socios haya

recibido y copia de las liquidaciones, las cantidades que por su conducto se hubiesen enviado al extranjero, y las

cantidades que se encuentren en su poder, pendientes de ser entregadas a los autores mexicanos o de ser enviadas a los

autores extranjeros, explicando las razones por las que se encuentren pendientes de ser enviadas. Dichos informes

deberán incluir la lista de los miembros de la sociedad y los votos que les corresponden;

VIII. Entregar a los titulares de derechos patrimoniales de autor que representen, copia de la documentación que sea

base de la liquidación correspondiente. El derecho a obtener la documentación comprobatoria de la liquidación es

irrenunciable, y

IX. Liquidar las regalías recaudadas por su conducto, así como los intereses generados por ellas, en un plazo no mayor

de tres meses, contados a partir de la fecha en que tales regalías hayan sido recibidas por la sociedad.

Artículo 204

Son obligaciones de los administradores de la sociedad de gestión colectiva:

I. Responsabilizarse del cumplimiento de las obligaciones de la sociedad a que se refiere el artículo anterior;

II. Responder civil y penalmente por los actos realizados por ellos durante su administración;

III. Entregar a los socios la copia de la documentación a que se refiere la fracción VIII del artículo anterior;

IV. Proporcionar al Instituto y demás autoridades competentes la información y documentación que se requiera a la

sociedad, conforme a la Ley;

V. Apoyar las inspecciones que lleve a cabo el Instituto, y

VI. Las demás a que se refieran esta Ley y los estatutos de la sociedad.

Artículo 205

En los estatutos de las sociedades de gestión colectiva se hará constar, por lo menos, lo siguiente:

I. La denominación;

II. El domicilio;

III. El objeto o fines;

IV. Las clases de titulares de derechos comprendidos en la gestión;

V. Las condiciones para la adquisición y pérdida de la calidad de socio;

VI. Los derechos y deberes de los socios;

VII. El régimen de voto:

A) Establecerá el mecanismo idóneo para evitar la sobrerepresentación de los miembros.

B) Invariablemente, para la exclusión de socios, el régimen de voto será el de un voto por socio y el acuerdo deberá ser

del 75% de los votos asistentes a la Asamblea;

VIII. Los órganos de gobierno, de administración, y de vigilancia, de la sociedad de gestión colectiva y su respectiva

competencia, así como las normas relativas a la convocatoria a las distintas asambleas, con la prohibición expresa de

adoptar acuerdos respecto de los asuntos que no figuren en el orden del día;

IX. El procedimiento de elección de los socios administradores. No se podrá excluir a ningún socio de la posibilidad de

fungir como administrador;

X. El patrimonio inicial y los recursos económicos previstos;

XI. El porcentaje del monto de recursos obtenidos por la sociedad, que se destinará a:

a) La administración de la sociedad;

b) Los programas de seguridad social de la sociedad, y

c) Promoción de obras de sus miembros, y

XII. Las reglas a que han de someterse los sistemas de reparto de la recaudación. Tales reglas se basarán en el principio

de otorgar a los titulares de los derechos patrimoniales o conexos que representen, una participación en las regalías

recaudadas que sea estrictamente proporcional a la utilización actual, efectiva y comprobada de sus obras, actuaciones,

fonogramas o emisiones.

Artículo 206

Las reglas para las convocatorias y quórum de las asambleas se deberán apegar a lo dispuesto por esta Ley y su

reglamento y por la Ley General de Sociedades Mercantiles.

Artículo 207

Previa denuncia de por lo menos el diez por ciento de los miembros el Instituto exigirá a las sociedades de gestión

colectiva, cualquier tipo de información y ordenará inspecciones y auditorías para verificar que cumplan con la presente

Ley y sus disposiciones reglamentarias.

TITULO DECIMO

Del Instituto Nacional del Derecho de Autor

CAPITULO UNICO

Artículo 208

El Instituto Nacional del Derecho de Autor, autoridad administrativa en materia de derechos de autor y derechos

conexos, es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública.

Artículo 209

Son funciones del Instituto:

I. Proteger y fomentar el derecho de autor;

II. Promover la creación de obras literarias y artísticas;

III. Llevar el Registro Público del Derecho de Autor;

IV. Mantener actualizado su acervo histórico, y

V. Promover la cooperación internacional y el intercambio con instituciones encargadas del registro y protección del

derecho de autor y derechos conexos.

Artículo 210

El Instituto tiene facultades para:

I. Realizar investigaciones respecto de presuntas infracciones administrativas;

II. Solicitar a las autoridades competentes la práctica de visitas de inspección;

III. Ordenar y ejecutar los actos provisionales para prevenir o terminar con la violación al derecho de autor y derechos

conexos;

IV. Imponer las sanciones administrativas que sean procedentes, y

V. Las demás que le correspondan en los términos de la presente Ley, sus reglamentos y demás disposiciones aplicables.

Artículo 211

El Instituto estará a cargo de un Director General que será nombrado y removido por el Ejecutivo Federal, por conducto

del Secretario de Educación Pública, con las facultades previstas en la presente Ley, en sus reglamentos y demás

disposiciones aplicables.

Artículo 212

Las tarifas para el pago de regalías serán propuestas por el Instituto a solicitud expresa de las sociedades de gestión

colectiva o de los usuarios respectivos.

El Instituto analizará la solicitud tomando en consideración los usos y costumbres en el ramo de que se trate y las tarifas

aplicables en otros países por el mismo concepto. Si el Instituto está en principio de acuerdo con la tarifa cuya

expedición se le solicita, procederá a publicarla en calidad de proyecto en el Diario Oficial de la Federación y otorgará a

los interesados un plazo de 30 días para formular observaciones. Si no hay oposición, el Instituto procederá a proponer

la tarifa y a su publicación como definitiva en el Diario Oficial de la Federación.

Si hay oposición, el Instituto hará un segundo análisis y propondrá la tarifa que a su juicio proceda, a través de su

publicación en el Diario Oficial de la Federación.

TITULO DECIMO PRIMERO

De los Procedimientos

CAPITULO I

Del Procedimiento ante Autoridades Judiciales

Artículo 213

Los Tribunales Federales conocerán de las controversias que se susciten con motivo de la aplicación de esta Ley, pero

cuando dichas controversias sólo afecten intereses particulares, podrán conocer de ellas, a elección del actor, los

tribunales de los Estados y del Distrito Federal.

Las acciones civiles que se ejerciten se fundarán, tramitarán y resolverán conforme a lo establecido en esta Ley y en sus

reglamentos, siendo supletorio el Código Federal de Procedimientos Civiles ante Tribunales Federales y la legislación

común ante los Tribunales del orden común.

Artículo 214

En todo juicio en que se impugne una constancia, anotación o inscripción en el registro, será parte el Instituto y sólo

podrán conocer de él los tribunales federales.

Artículo 215

Corresponde conocer a los Tribunales de la Federación de los delitos relacionados con el derecho de autor previstos en

el Título Vigésimo Sexto del Código Penal para el Distrito Federal en Materia de Fuero Común y para toda la República

en Materia de Fuero Federal.

Artículo 216

Las autoridades judiciales darán a conocer al Instituto la iniciación de cualquier juicio en materia de derechos de autor.

Asimismo, se enviará al Instituto una copia autorizada de todas las resoluciones firmes que en cualquier forma

modifiquen, graven, extingan o confirmen los derechos de autor sobre una obra u obras determinadas. En vista de estos

documentos se harán en el registro las anotaciones provisionales o definitivas que correspondan.

Artículo 216 bis

La reparación del daño material y/o moral así como la indemnización por daños y perjuicios por violación a los derechos

que confiere esta Ley en ningún caso será inferior al cuarenta por ciento del precio de venta al público del producto

original o de la prestación original de cualquier tipo de servicios que impliquen violación a alguno o algunos de los

derechos tutelados por esta Ley.

El juez con audiencia de peritos fijará el importe de la reparación del daño o de la indemnización por daños y perjuicios

en aquellos casos en que no sea posible su determinación conforme al párrafo anterior.

Para los efectos de este Artículo se entiende por daño moral el que ocasione la violación a cualquiera de los derechos

contemplados en las Fracciones I, II, III, IV y VI del Artículo 21 de esta Ley.

CAPITULO II

Del Procedimiento de Avenencia

Artículo 217

Las personas que consideren que son afectados en alguno de los derechos protegidos por esta Ley, podrán optar entre

hacer valer las acciones judiciales que les correspondan o sujetarse al procedimiento de avenencia.

El procedimiento administrativo de avenencia es el que se substancia ante el Instituto, a petición de alguna de las partes

para dirimir de manera amigable un conflicto surgido con motivo de la interpretación o aplicación de esta Ley.

Artículo 218

El procedimiento administrativo de avenencia lo llevará a cabo el Instituto conforme a lo siguiente:

I. Se iniciará con la queja, que por escrito presente ante el Instituto quien se considere afectado en sus derechos de autor,

derechos conexos y otros derechos tutelados por la presente Ley;

II. Con la queja y sus anexos se dará vista a la parte en contra de la que se interpone, para que la conteste dentro de los

diez días siguientes a la notificación;

III. Se citará a las partes a una junta de avenencia, apercibiéndolas que de no asistir se les impondrá una multa de cien

veces el salario mínimo general diario vigente en el Distrito Federal. Dicha junta se llevará a cabo dentro de los veinte

días siguientes a la presentación de la queja;

IV. En la junta respectiva el Instituto tratará de avenir a las partes para que lleguen a un arreglo. De aceptarlo ambas

partes, la junta de avenencia puede diferirse las veces que sean necesarias a fin de lograr la conciliación. El convenio

firmado por las partes y el Instituto tendrá el carácter de cosa juzgada y título ejecutivo;

V. Durante la junta de avenencia, el Instituto no podrá hacer determinación alguna sobre el fondo del asunto, pero si

podrá participar activamente en la conciliación;

VI. En caso de no lograrse la avenencia, el Instituto exhortará a las partes para que se acojan al arbitraje establecido en

el Capítulo III de este Título;

Las actuaciones dentro de este procedimiento tendrán el carácter de confidenciales y, por lo tanto, las constancias de las

mismas sólo serán enteradas a las partes del conflicto o a las autoridades competentes que las soliciten.

CAPITULO III

Del Arbitraje

Artículo 219

En el caso de que surja alguna controversia sobre los derechos protegidos por esta Ley, las partes podrán someterse a un

procedimiento de arbitraje, el cual estará regulado conforme a lo establecido en este Capítulo, sus disposiciones

reglamentarias y, de manera supletoria, las del Código de Comercio.

Artículo 220

Las partes podrán acordar someterse a un procedimiento arbitral por medio de:

I. Cláusula Compromisoria: El acuerdo de arbitraje incluido en un contrato celebrado con obras protegidas por esta Ley

o en un acuerdo independiente referido a todas o ciertas controversias que puedan surgir en el futuro entre ellos, y

II. Compromiso Arbitral: El acuerdo de someterse al procedimiento arbitral cuando todas o ciertas controversias ya

hayan surgido entre las partes al momento de su firma.

Tanto la cláusula compromisoria como el compromiso arbitral deben constar invariablemente por escrito.

Artículo 221

El Instituto publicará en el mes de enero de cada año una lista de las personas autorizadas para fungir como árbitros.

Artículo 222

El grupo arbitral se formará de la siguiente manera:

I. Cada una de las parte elegirá a un árbitro de la lista que proporcionen el Instituto;

II. Cuando sean más de dos partes las que concurran, se deberán poner de acuerdo entre ellas para la designación de los

árbitros, en caso de que no haya acuerdo, el Instituto designará a los dos árbitros, y

III. Entre los dos árbitros designados por las partes elegirán, de la propia lista al presidente del grupo.

Artículo 223

Para ser designado árbitro se necesita:

I. Ser Licenciado en Derecho;

II. Gozar de reconocido prestigio y honorabilidad;

III. No haber prestado durante los cinco años anteriores sus servicios en alguna sociedad de gestión colectiva;

IV. No haber sido abogado patrono de alguna de las partes;

V. No haber sido sentenciado por delito doloso grave;

VI. No ser pariente consanguíneo o por afinidad de alguna de las partes hasta el cuarto grado, o de los directivos en caso

de tratarse de persona moral, y

VII. No ser servidor público.

Artículo 224

El plazo máximo del arbitraje será de 60 días, que comenzará a computarse a partir del día siguiente a la fecha señalada

en el documento que contenga la aceptación de los árbitros.

Artículo 225

El procedimiento arbitral podrá concluir con el laudo que lo dé por terminado o por acuerdo entre las partes antes de

dictarse éste.

Artículo 226

Los laudos del grupo arbitral:

I. Se dictarán por escrito;

II. Serán definitivos, inapelables y obligatorios para las partes;

III. Deberán estar fundados y motivados, y

IV. Tendrán el carácter de cosa juzgada y título ejecutivo.

Artículo 227

Dentro de los cinco días siguientes a la notificación del laudo, cualquiera de las partes podrá requerir del grupo arbitral,

notificando por escrito al Instituto y a la otra parte, que aclare los puntos resolutivos del mimo, rectifique cualquier error

de cálculo, tipográfico o cualquier otro de naturaleza similar, siempre y cuando no se modifique el sentido del mismo.

Artículo 228

Los gastos que se originen con motivo del procedimiento arbitral serán a cargo de las partes. El pago de honorarios del

grupo arbitral será cubierto conforme al arancel que expida anualmente el Instituto.

TITULO DECIMO SEGUNDO

De los Procedimientos Administrativos

CAPITULO I

De las Infracciones en Materia de Derechos de Autor

Artículo 229

Son infracciones en materia de derecho de autor:

I. Celebrar el editor, empresario, productor, empleador, organismo de radiodifusión o licenciatario un contrato que tenga

por objeto la transmisión de derechos de autor en contravención a lo dispuesto por la presente Ley;

II. Infringir el licenciatario los términos de la licencia obligatoria que se hubiese declarado conforme al artículo 146 la

presente Ley;

III. Ostentarse como sociedad de gestión colectiva sin haber obtenido el registro correspondiente ante el Instituto;

IV. No proporcionar, sin causa justificada, al Instituto, siendo administrador de una sociedad de gestión colectiva los

informes y documentos a que se refieren los artículos 204 fracción IV y 207 de la presente Ley;

V. No insertar en una obra publicada las menciones a que se refiere el artículo 17 de la presente Ley;

VI. Omitir o insertar con falsedad en una edición los datos a que se refiere el artículo 53 de la presente Ley;

VII. Omitir o insertar con falsedad las menciones a que se refiere el artículo 54 de la presente Ley;

VIII. No insertar en un fonograma las menciones a que se refiere el artículo 132 de la presente Ley;

IX. Publicar una obra, estando autorizado para ello, sin mencionar en los ejemplares de ella el nombre del autor,

traductor, compilador, adaptador o arreglista;

X. Publicar una obra, estando autorizado para ello, con menoscabo de la reputación del autor como tal y, en su caso, del

traductor, compilador, arreglista o adaptador;

XI. Publicar antes que la Federación, los Estados o los Municipios y sin autorización las obras hechas en el servicio

oficial;

XII. Emplear dolosamente en una obra un título que induzca a confusión con otra publicada con anterioridad;

XIII. Fijar, representar, publicar, efectuar alguna comunicación o utilizar en cualquier forma una obra literaria y

artística, protegida conforme al capítulo III, del Título VII, de la presente Ley, sin mencionar la comunidad o etnia, o en

su caso la región de la República Mexicana de la que es propia, y

XIV. Las demás que se deriven de la interpretación de la presente Ley y sus reglamentos.

Artículo 230

Las infracciones en materia de derechos de autor serán sancionadas por el Instituto con arreglo a lo dispuesto por la Ley

Federal de Procedimiento Administrativo con multa:

I. De cinco mil hasta quince mil días de salario mínimo en los casos previstos en las fracciones I, II, III, IV, XI, XII, XIII

y XIV del artículo anterior, y

II. De mil hasta cinco mil días de salario mínimo en los demás casos previstos en el artículo anterior.

Se aplicará multa adicional de hasta quinientos días de salario mínimo por día, a quien persista en la infracción.

CAPITULO II

De las Infracciones en Materia de Comercio

Artículo 231

Constituyen infracciones en materia de comercio las siguientes conductas cuando sean realizadas con fines de lucro

directo o indirecto:

I. Comunicar o utilizar públicamente una obra protegida por cualquier medio, y de cualquier forma sin la autorización

previa y expresa del autor, de sus legítimos herederos o del titular del derecho patrimonial de autor;

II. Utilizar la imagen de una persona sin su autorización o la de sus causahabientes;

III. Producir, reproducir, almacenar, distribuir, transportar o comercializar copias de obras, fonogramas, videogramas o

libros, protegidos por los derechos de autor o por los derechos conexos, sin la autorización de los respectivos titulares

en los términos de esta ley;

IV. Ofrecer en venta, almacenar, transportar o poner en circulación obras protegidas por esta Ley que hayan sido

deformadas, modificadas o mutiladas sin autorización del titular del derecho de autor;

V. Importar, vender, arrendar o realizar cualquier acto que permita tener un dispositivo o sistema cuya finalidad sea

desactivar los dispositivos electrónicos de protección de un programa de computación;

VI. Retransmitir, fijar, reproducir y difundir al público emisiones de organismos de radiodifusión y sin la autorización

debida;

VII. Usar, reproducir o explotar una reserva de derechos protegida o un programa de cómputo sin el consentimiento del

titular;

VIII. Usar o explotar un nombre, título, denominación, características físicas o psicológicas, o características de

operación de tal forma que induzcan a error o confusión con una reserva de derechos protegida;

IX. Utilizar las obras literarias y artísticas protegidas por el capítulo III, del Título VII de la presente Ley en

contravención a lo dispuesto por el artículo 158 de la misma, y

X. Las demás infracciones a las disposiciones de la Ley que impliquen conducta a escala comercial o industrial

relacionada con obras protegidas por esta Ley.

Artículo 232

Las infracciones en materia de comercio previstos en la presente Ley serán sancionados por el Instituto Mexicano de la

Propiedad Industrial con multa:

I. De cinco mil hasta diez mil días de salario mínimo en los casos previstos en las fracciones I, III, IV, V, VII, VIII y IX

del artículo anterior;

II. De mil hasta cinco mil días de salario mínimo en los casos previstos en las fracciones II y VI del artículo anterior, y

III. De quinientos hasta mil días de salario mínimo en los demás casos a que se refiere la fracción X del artículo anterior.

Se aplicará multa adicional de hasta quinientos días de salario mínimo general vigente por día, a quien persista en la

infracción.

Artículo 233

Si el infractor fuese un editor, organismo de radiodifusión, o cualquier persona física o moral que explote obras a escala

comercial, la multa podrá incrementarse hasta en un cincuenta por ciento respecto de las cantidades previstas en el

artículo anterior.

Artículo 234

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial sancionará las infracciones materia de comercio con arreglo al

procedimiento y las formalidades previstas en los Títulos Sexto y Séptimo de la Ley de la Propiedad Industrial.

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial podrá adoptar las medidas precautorias previstas en la Ley de

Propiedad Industrial.

Para tal efecto, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, tendrá las facultades de realizar investigaciones; ordenar

y practicar visitas de inspección; requerir información y datos.

Artículo 235

En relación con las infracciones en materia de comercio, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial queda

facultado para emitir una resolución de suspensión de la libre circulación de mercancías de procedencia extranjera en

frontera, en los términos de lo dispuesto por la Ley Aduanera.

Artículo 236

Para la aplicación de las sanciones a que se refiere este Título se entenderá como salario mínimo el salario mínimo

general vigente en el Distrito Federal en la fecha de la comisión de la infracción.

CAPITULO III

De la Impugnación Administrativa

Artículo 237

Los afectados por los actos y resoluciones emitidos por el Instituto que pongan fin a un procedimiento administrativo, a

una instancia o resuelvan un expediente, podrán interponer recurso de revisión en los términos de la Ley Federal del

Procedimiento Administrativo.

Artículo 238

Los interesados afectados por los actos y resoluciones emitidos por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial por

las infracciones en materia de comercio que pongan fin a un procedimiento administrativo, a una instancia o resuelvan

un expediente, podrán interponer los medios de defensa establecidos en la Ley de la Propiedad Industrial.

TRANSITORIOS

Artículo Primero

La presente Ley entrará en vigor a los noventa días siguientes a su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Artículo Segundo

Se abroga la Ley Federal sobre el Derecho de Autor publicada en el Diario Oficial de la Federación el 29 de diciembre

de 1956, sus reformas y adiciones publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 21 de diciembre de 1963 y sus

posteriores reformas y adiciones.

Artículo Tercero

Las personas morales actualmente inscritas en el Registro Público del Derecho de Autor, que tienen el carácter de

sociedades de autores o de artistas intérpretes o ejecutantes, podrán ajustar sus estatutos a lo previsto por la presente Ley

en un término de sesenta días hábiles siguientes a su entrada en vigor.

Artículo Cuarto

Los recursos administrativos de reconsideración que se encuentren en trámite, a la entrada en vigor de esta Ley, se

resolverán conforme a la Ley Federal de Derechos de Autor que se abroga.

Artículo Quinto

Los procedimientos de avenencia iniciados bajo la vigencia de la Ley Federal de Derechos de Autor que se abroga, se

sustanciarán de conformidad con la misma, excepto aquellos cuya notificación inicial no se haya efectuado al momento

de entrada en vigor de la presente Ley, los cuales se sujetarán a ésta.

Artículo Sexto

Las reservas de derechos otorgadas bajo la vigencia de la Ley Federal de Derechos de Autor que se abroga, continuarán

en vigor en los términos señalados en la misma, pero la simple comprobación de uso de la reserva, cualquiera que sea su

naturaleza, sujetará la misma a las disposiciones de la presente Ley.

Las reservas de derechos previstas en la Ley Federal de Derechos de Autor que se abroga y que no se encuentren

previstas en la presente Ley, quedarán insubsistentes una vez agotados los plazos de protección a los que se refiere la

Ley abrogada.

Artículo Séptimo

Los recursos humanos con los que actualmente cuenta la Dirección General del Derecho de Autor, pasarán a formar

parte del Instituto Nacional del Derecho de Autor. Los derechos de los trabajadores serán respetados conforme a la ley y

en ningún caso serán afectados por las disposiciones contenidas en esta Ley.

Artículo Octavo

Los recursos financieros y materiales que están asignados a la Dirección General del Derecho de Autor serán

reasignados al Instituto Nacional del Derecho de Autor, con la intervención de la Oficialía Mayor de la Secretaría de

Educación Pública y de acuerdo a las disposiciones que al efecto dicte el Secretario de Educación Pública.

Artículo Noveno

Dentro de los 30 días posteriores a la entrada en vigor de esta Ley, el Instituto expedirá la lista de árbitros y la tarifa del

procedimiento arbitral, las que por esta única vez tendrán vigencia hasta el 31 de diciembre de 1997.

México, D.F., a 5 de diciembre de 1996.- Dip. Sara Esther Muza Simón, Presidente.- Sen. Laura Pavón Jaramillo,

Presidenta.- Dip. José Luis Martínez Alvarez, Secretario.- Sen. Angel Ventura Valle, Secretario.- Rúbricas."

En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos

Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la residencia del Poder Ejecutivo

Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a los dieciocho días del mes de diciembre de mil novecientos noventa

y seis.- Ernesto Zedillo Ponce de León.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet Chemor.- Rúbrica.

TRANSITORIOS DE LA REFORMA 23 DE JULIO DE 2003

Artículo Primero

El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación.

Artículo Segundo

Se derogan todas las disposiciones que se opongan al presente Decreto.

Artículo Tercero

El Reglamento de la Ley Federal del Derecho de Autor publicado en el Diario Oficial de la Federación del día 22 de

mayo de 1998, deberá ser reformado y adicionado dentro de los noventa días siguientes a la entrada en vigor del

presente Decreto, con el objeto de ajustar las disposiciones del mismo, a las presentes reformas y adiciones.

México, D.F., a 30 de abril de 2003.- Dip. Armando Salinas Torre, Presidente.- Sen. Enrique Jackson Ramírez,

Presidente.- Dip. Adela Cerezo Bautista, Secretario.- Sen. Lydia Madero García, Secretaria.- Rúbricas".

En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos

Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la Residencia del Poder Ejecutivo

Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a los veintidós días del mes de julio de dos mil tres.- Vicente Fox

Quesada.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda.- Rúbrica.

0000-00-00 00:00

La dramaturgia en México

#6=@//0016#

Últimas noticias

Scroll to top